Toimil bate por cuarta vez en 2017 el récord gallego para colgarse la plata

|

Hace menos de un mes y medio, el récord gallego de lanzamiento de peso en pista cubierta estaba en 15,52 metros. En seis semanas, la mugardesa Belén Toimil ha logrado pulverizar en cuatro ocasiones la marca que ella misma ostentaba para dejarla en 16,27 metros. Nada más y nada menos que 75 centímetros que fijan la mejoría de la atleta mugardesa que con este registro logró ayer colgarse, por tercer año consecutivo, la medalla de plata en el Campeonato de España absoluto que se disputó en Salamanca. Por delante, solo la rutilante Úrsula Ruiz, que sumó un nuevo título a su palmarés con 16,83 metros como mejor lanzamiento.
Aunque se quedó a tres centímetros de su mejor lanzamiento al aire libre (16,31), la progresión que la lanzadora del Playas de Castellón ha mostrado en este tramo inicial de la temporada la hacen albergar grandes esperanzas respecto a un ejercicio que supone, además, su debut en categoría absoluta. Una evolución que la hace estar “muy ilusionada porque, tal y como me siento, con algunos meses más de entrenamiento, pueden salirme grandes cosas al aire libre”.
Su entusiasmo no es para menos porque ayer, en las pistas salmantinas, demostró que lanzar más allá de los 16 metros ya no es para ella “una casualidad”. Con todo, no se quedó satisfecha de todo a la vista de cómo se desarrolló el concurso pues, si bien su marca es “estupenda”, la competición en su conjunto no le dejó un buen sabor de boca, “porque empecé con un buen tiro –Toimil logró los 16,27 en su primer lanzamiento–, pero después fui a menos y, sobre todo, me quedé muy insatisfecha con los tres últimos. Los tres primeros me salieron muy buenos, pero me dio la sensación que si hubiese metido un poco mejor la mano podría haber lanzado un poco más lejos. Tenía esa ilusión de batir mi mejor marca de 16,31, pero aun así está bien”.
El cansancio fue el factor determinante que le impidió que su rendimiento fuese todavía mayor en una competición que “se me hizo muy larga”.
Belén Toimil reconoce que, tras el calentamiento, tuvo que salir al foso con cierta premura, pues no se había dado cuenta de que comenzaba a lanzar en segunda posición. Un hecho que lejos de distraerla le hizo afinar su concentración. “Cuando vi que se iba bastante más allá de los 16 metros no lo podía creer”, reconoce.
Mejorar en la técnica y en la fuerza durante los meses de trabajo invernal ha resultado capital, a juicio de la mugardesa, en su magnífico arranque de temporada. Pero también lo ha sido la mejor disposición y actitud con la que ha encarado esta fase de la campaña. “Me concentré más y he estado más motivada y con ganas”, reconoce una lanzadora a la que los nervios y la ansiedad siguen jugándole de vez en cuando malas pasadas. Por eso no quiere cargarse con más presión de la estrictamente necesaria. Así que prefiere no pensar en el Europeo, para el que necesita una mínima de 16,60, para concentrarse en mejorar prueba a prueba.

Toimil bate por cuarta vez en 2017 el récord gallego para colgarse la plata