España se presenta como ejemplo de la senda reformista que necesita China

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, saluda al presidente de China, Xi Jinping | efe
|

El jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, destacó ayer ante el presidente chino, Xi Jinping, y su primer ministro, Li Keqiang, la fortaleza de la economía de España, a la que puso como ejemplo de la senda reformista que considera que debe seguir acometiendo el país asiático.

Rajoy llegó ayer a China para participar desde hoy en el foro económico y mundial organizado por Xi Jinping sobre la denominada Nueva Ruta de la Seda.

Pero antes de intervenir en ese evento, inauguró su agenda con sendas reuniones con las máximas autoridades chinas en el Gran Palacio del Pueblo.

Unas reuniones que sirvieron para analizar las relaciones bilaterales y para dejar patente el interés de las empresas españolas en participar en los proyectos de infraestructuras previstos por China para mejorar sus conexiones con otros países de Asia, con Europa y con África.

“Crisis descomunal”

La primera entrevista fue con el presidente chino, ante quien expuso el crecimiento económico de España tras la “crisis descomunal” que sufrió durante cinco años. Lo hizo en la primera parte de la entrevista, donde destacó que la economía española es la que más crece entre los países grandes de la Unión Europea.

Y consideró que fue decisivo para llegar a esta situación el que las empresas españolas salieran al exterior. El presidente del Gobierno animó a Xi Jinping a seguir adelante con las reformas que ha ido poniendo en marcha en su país de la misma forma que las que España ha ido aplicando en los últimos años, y que cree que son las que permiten una sociedad más próspera.

Rajoy, que agradeció la invitación para participar en el foro de la Nueva Ruta de la Seda, informó al presidente chino de que entre los miembros de su delegación se encuentra el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna.

En ese contexto, subrayó que tanto a su Gobierno como a los empresarios españoles les interesa mucho todo lo relacionado con la globalización y, en concreto, ese proyecto para mejorar las conexiones de China con otros continentes. “De España, hace ya 500 años, salieron unos barcos –dijo en referencia a las carabelas de Cristóbal Colón– que acabaron descubriendo lo que hoy es América, y queremos que en las nuevas conexiones globales tenga un papel muy importante lo español”. Además, Rajoy aprovechó su intervención para trasladar a Xi Jinping una invitación del rey para que realice una visita de Estado a España en cuanto su agenda se lo permita.

Tras su entrevista con el presidente chino, el jefe del Gobierno se reunió con Li Keqiang y, ante él, incidió en la trascendencia de las relaciones entre España y China y reiteró la importancia que tienen para su Gobierno las oportunidades empresariales de la Nueva Ruta de la Seda.

Li Keqiang trasladó a Rajoy su interés en lograr en el futuro un tratado de libre comercio con la Unión Europea y que para abundar en esta idea prevé hablar con el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker.

España se presenta como ejemplo de la senda reformista que necesita China