“No creo que sea necesario formarse en el extranjero para ser un médico excelente”

Copia de Diario de Ferrol-2014-03-17-007-caaa9f20
|

Guillermo González López es un joven de 24 años. Se siente ferrolano, aunque nació en Madrid, porque a los tres años llegó a la ciudad naval donde estudió, en el colegio Isaac Peral, hasta la ESO. Después regresó a la capital donde continuó sus estudios hasta licenciarse en Medicina. Ahora, ha conseguido el numero 1 en los exámenes del MIR –Médico Interno Residente–, por lo que será el primero de toda España en decidir qué especialidad quiere realizar y dónde. Sigue vinculado a Ferrol, ya que sus padres tiene una casa en Ares.
 
Ha sido el número 1 de entre 12.000 médicos y ya lo había sido de su promoción. ¿Esperaba esos resultados?
Después de hacer el examen esperaba un buen resultado, pero no ser el número 1. No lo esperaba porque es un examen al que se presenta gente muy buena y que lleva mucho tiempo preparándoselo, y porque el resultado puede variar también según tengas un buen o un mal día, al jugártelo todo a un solo examen. Ser el número 1 no era un objetivo, lo importante era lograr un buen número que te permita hacer lo que quieras en el mejor hospital. Pero bienvenido sea.

La preparación es dura, ¿requiere muchos sacrificios?
Estudiar Medicina y prepararse el examen MIR exigen mucho tiempo de estudio, tiempo que, evidentemente, le tienes que quitar a otras cosas. La preparación es muy larga y sacrificada; al ser el examen en febrero, y terminar la carrera en junio, todo el mundo pasa ese tiempo estudiando y preparándoselo, aunque siempre queda algo de tiempo para salir y disfrutar un poco de la vida. A mí me gustaría que el examen tuviese lugar antes, quizás en septiembre o en octubre, porque tal y como está ahora, prácticamente pierdes 6 meses de tu vida.
 
Tener el mejor resultado implica mayores posibilidades que sus compañeros. ¿Qué especialidad ha decidido y dónde la llevará a cabo?
Claro, me da la posibilidad de escoger la especialidad que quiera en el sitio que quiera. Aunque el problema es que todavía no he decidido lo que voy a hacer. Ahora estoy visitando los hospitales e intentando aclararme.
 
¿Cuáles son sus metas a medio o largo plazo, es decir, a qué le gustaría dedicarse en la medicina?
Haga lo que haga, me gustaría formarme bien en estos años de residencia y ofrecer el mejor servicio posible a mis pacientes. También tendría mucho interés por desarrollar una carrera investigadora.
 
La situación a todos los niveles no pasa por sus mejores momentos, tampoco en materia de Sanidad, donde todos los días se habla de recortes, privatizaciones, etc. ¿Como se vive eso a las puertas de dedicar su vida al ámbito sanitario?
Produce cierta inseguridad, el saber que a lo mejor cuando termines la residencia va a ser difícil encontrar un trabajo. Pero creo que ahora lo mejor es intentar escoger la especialidad que más me guste, que más interés me despierte, porque de aquí a cuatro o cinco años nadie sabe cómo va a estar la cosa.
 
¿Pasa su futuro por la formación en el extranjero?
Ahora mismo la formación de los residentes en España tiene fama de ser muy buena; no creo que sea necesario formarse en el extranjero para ser un médico excelente, pero siempre puede venir bien, al terminar la residencia, ir a trabajar un año o dos a algún servicio puntero en el extranjero, en función de tus intereses. Mi hermano, por ejemplo, hizo Oftalmología aquí en España, pero ahora mismo está trabajando un año en un hospital oftalmológico de Londres
 
En comparación con otros países, ¿a qué nivel se situaría España en materia de profesionales de Sanidad?

Tal vez yo, que acabo de salir de la Universidad, no sea la persona más indicada para responder a esta pregunta. Pero diré que, en mi humilde opinión, España no tiene nada que envidiar a otros países en la calidad de sus profesionales sanitarios.

Creo que en su familia hay varios médicos, ¿siempre tuvo claro cuál sería su carrera?
No, no lo tenía claro, nunca he tenido una vocación clara de hacer Medicina. Mi pasión por el conocimiento y la ciencia, junto con la voluntad de que esos conocimientos sirvan para ayudar al resto de la gente, son probablemente los principales motivos que me llevaron a estudiarla. El hecho de que mi padre y mi hermano sean médicos también, puede que influyera un poco.
 
Dice que se siente ferrolano pero vivió más años en Madrid que en la ciudad naval, ¿qué recuerdos tiene?
Mis recuerdos de Ferrol son muy buenos, veo esa etapa como una de las más felices en mi vida. Vivía en un piso en la Calle del Sol. Mis recuerdos de la infancia son de allí: el colegio –Isaac Peral– y mis compañeros de clase, que a algunos les sigo viendo cuando voy por allí; dar paseos con mi familia por la plaza de Armas o por el Cantón, que había un parque ahí que a veces iba a jugar; mi primera comunión, que la hice en la iglesia del Carmen,  los veranos en la playa, y muchos otros recuerdos que no podría parar de contar. También iba mucho al Club de Campo, que  tenía clases de tenis ahí.

¿Continúa vinculado a Ferrol?
Seguimos yendo a Ferrol con frecuencia en vacaciones, ya que mis padres compraron una casa cerca de Ares, al lado de la playa. La ciudad la veo igual; ha habido algunos cambios desde que me fui, y quizás se note la crisis, en el sentido de que hay tiendas de cuando vivía allí que ya no están, las han tenido que cerrar; pero sigue siendo una ciudad agradable y que me trae muchos y buenos recuerdos.

“No creo que sea necesario formarse en el extranjero para ser un médico excelente”