Mas no convence a la CUP y el Parlament rechaza su investidura en la primera votación

Catalan acting President Artur Mas speaks during the election session for the new president at Catalunya's parliament in Barcelona, Spain, November 10, 2015. REUTERS/Albert Gea

|

El Parlament de Cataluña rechazó ayer investir de nuevo en su cargo al presidente de la Generalitat en funciones, Artur Mas, después de que este no haya conseguido convencer a la CUP para que le diera los votos que necesitaba.

Mas precisaba en esta primera vuelta una mayoría absoluta de los parlamentarios, que no consiguió, ya que recibió 62 votos a favor (los de su grupo, Junts pel Sí) y 73 en contra: los del resto de la oposición (Ciudadanos, PSC, PP, SíQueEsPot y la CUP).

El pleno volverá a reunirse mañana jueves, cuando a Mas ya le valdría con una mayoría simple para ser investido presidente: tiene 62 votos asegurados, y con solo dos más tendría 64 y podría tumbar los 63 contrarios a la independencia.

Para ello, Mas debe conseguir dos apoyos de la CUP y ocho abstenciones del mismo grupo para ser presidente: sumaría 64 ‘sí’ frente a 63 ‘no’ (C’s, PSC, PP, SíQueEsPot) y ocho abstenciones (ocho de los diez escaños de la CUP): lo justo para ser reelegido en el cargo.

ninguna intención

Sin embargo, la CUP reiteró en numerosas ocasiones que no tiene ninguna intención de investir a Artur Mas en ninguna de las votaciones, por lo que se prevé difícil contemplar un escenario mañana en el que pueda desencallarse la situación.

Si Mas vuelve a fracasar en su intento de ser investido, se abrirá un período de dos meses para celebrar nuevos debates de investidura, con la fecha límite del 9 de enero: si ese día no hay acuerdo, se deberá volver a convocar elecciones para la primavera.

El pleno de investidura no sirvió para que JxSí y la CUP acerquen posiciones: Baños fue muy crítico con el discurso de Mas y le advirtió de que para proclamar la independencia “no sobra nadie pero nadie es imprescindible”.

propuestas

La CUP pidió ayer mismo por la mañana que JxSí proponga a Raul Romeva (JxSí) como presidente para desencallar la investidura, pero Mas reiteró que no tiene ninguna intención de retirar su candidatura y dejar paso a otro.

Pero sin duda la propuesta más singular para desencallar la investidura la formuló ayer Mas pidiéndole a Baños en el pleno reunir a los 72 diputados soberanistas para que, de una forma “secreta”, voten quién debe ser presidente de la Generalitat, pero la CUP no dio ni mucho menos señales de que fuera a aceptarla.

El pleno de investidura también sirvió para constatar que ninguno de los otros cuatro grupos que forman la oposición (los ya mencionados Ciudadanos, el Partido Socialista, los populares y SíQueEsPot) tiene la más mínima intención de apoyar a Artur Mas para que evite depender de la CUP y poder de esta forma presidir de nuevo el Gobierno de Cataluña.

Mas es consciente de que esto es así y por ello únicamente apela a la CUP con el fin de volver a ser presidente. No obstante, en la jornada de ayer llegó a ofrecer “diálogo” al resto de partidos que integran el hemiciclo catalán para de este modo poder llegar a acuerdos en otros temas que afecten a la gobernabilidad del día a día, al margen del proceso soberanista.

investidura inédita

Si Mas no lograra la investidura esta semana, es decir, en la votación de mañana, se convertirá en el primer candidato a la Presidencia de la Generalitat de Cataluña desde la restauración de la democracia que no consiguiese ser investido en ninguna de las dos primeras votaciones.

Hay que recordar en este sentido que Jordi Pujol fue elegido al segundo intento en los años 1980 y 1995, mientras que el propio Artur Mas lo fue también en la segunda votación celebrada en 2010. Por el contrario, el resto de investiduras se consiguieron resolver ya en el primer intento.

Mas no convence a la CUP y el Parlament rechaza su investidura en la primera votación