La Mancomunidade ampara el fomento de la actividad física para fomentar la inclusión social

Final Torneo de Tenis en Silla de Ruedas - Alvaro Illobre
|

Fomentar la actividad física entre las personas que presentan una diversidad funcional y generar contextos que contribuyan a lograr una sociedad inclusiva son las dos premisas con las que arranca la cuarta edición del programa Deporte e Actividade Física Adaptada-Inclusiva, coordinado por la Mancomunidade de Concellos da Comarca de Ferrol.
La iniciativa comenzó en el 2011 con solo tres actividades disponibles –tenis, baloncesto y boccia–, una cifra que ahora se ha ampliado con otras tres, hasta completar una oferta que incluye también slalom, baile y pilates. De hecho, este último ha sido el único curso en el que, por el momento, se han cubierto todas las plazas. El resto de propuestas cuentan todavía con vacantes, por lo que los interesados pueden inscribirse en la web de la propia Mancomunidade.  
El programa trata de romper el “círculo vicioso”, en palabras del propio gerente del ente, Luis Alcalá, que supone condicionar la oferta a la demanda y viceversa. Romperla pasa, a su juicio, por ampliar el área de influencia a toda la comarca y, además, facilitar también el transporte adaptado para los usuarios. De ahí que, además de la subvención de la Deputación da Coruña  para la práctica deportiva en sí, cuenta con otra destinada a esos traslados y que, además, puede ampliarse a las necesidades de cualquier otra entidad orientadas a su participación en actividades vinculadas al deporte inclusivo.
A pesar de que es la Mancomunidade la que coordina todo, las escuelas se ejecutan a través de asociaciones que de forma específica desarrollan su trabajo en estos ámbitos. El ADM –Asociación Deportiva de Minusválidos– supervisa el trabajo en boccia, slalom y tenis; el Basketmi hace lo propio en baloncesto adaptado; mientras que Vida Activa y Cogami se encargan, respectivamente, del baile y el pilates. En cualquier caso, no es necesario que los usuarios sean socios de estas agrupaciones, sino que estas son abiertas y gratuitas.
El año pasado en torno a medio centenar de usuarios participaron en el programa. Una cifra que está previsto incluso superar en este ejercicio que, en principio, se prolongará hasta finales de año pero que podría renovarse a partir de enero si la Diputación mantiene su ayuda. En cualquier caso, el proyecto alcanza a más personas pues, el pasado ejercicio, por ejemplo, se promovieron iniciativas en varios centros escolares de la zona –Ares y Santa Icía– para que los escolares participen en modalidades adaptadas y dar verdadero sentido al concepto de deporte inclusivo favoreciendo en este caso el ejercicio conjunto entre personas con y sin diversidad funcional.

La Mancomunidade ampara el fomento de la actividad física para fomentar la inclusión social