Rafael y Santiago Vivanco | “En Ferrol se consumen muchos y muy buenos vinos”

Santiago Vivanco, Fernando Yáñez y Rafael Vivanco, degustaron algunos de sus vinos en Casa Martínez | d.alexandre
|

La sede Afundación en Ferrol acogió ayer un taller a cargo de los hermanos Vivanco, Rafael y Santiago, dueños de la bodega del mismo nombre, titulado “De Dinastía a Vicanco”, en el que se hizo un repaso cronológico de los vinos que han marcado un antes y un después. Rafael, encargado de la bodega, hizo hincapié en los hitos que se han dado en los últimos años a través de las copas y que han supuesto un elemento diferenciador en el mundo de la enología. 

Los hermanos Vivanco, que recalaron en Ferrol –su segunda casa, aseguran– tras pasar por San Sebastián y Santiago, llegaron de la mano del empresario Fernando Yáñez, quien reconoció que este acto de Ferrol no estaba programado, pero se organizó a raíz de un luctuoso suceso como fue el fallecimiento prematuro de un trabajador de Distribuciones Yañez, Andrés Castro, a los 58 años, muy ligado también a la familia Vivanco. Por ello, durante el acto se le rindió un  pequeño homenaje, con un brindis con las copas en alto y se entregó a su familia un regalo de los bodegueros riojanos.

Galicia y Ferrol siempre han gozado de buena fama gastronómica, ¿consideran que también se bebe bien? ¿es un buen mercado para ustedes?
Galicia es el mejor mercado de España, tanto por la cantidad como por la calidad de los vinos que se consumen. Y dentro de Galicia, la comarca de Ferrol destaca notablemente también en esta doble vertiente. Contamos con una red de clientes y distribuidores que son ya amigos, como Fernando Yáñez, con los que llevamos años trabajando y a los cuales debemos gran parte de nuestro éxito. 
Y por supuesto los consumidores: en Ferrol hay gente muy entendida en vino, que disfruta mucho de nuestros vinos y que consume mucho vino de buena calidad. 

Nos tienen asombrados con esta pasión por los riojas, que además también se refleja en la cantidad de gallegos y gente de la comarca de Ferrol que nos visita en el museo. La familia Vivanco ama Ferrol y no es ninguna exageración decir que Ferrol es nuestra segunda casa.

¿Cómo han llevado seguir la saga y continuar con el legado que dejó su padre?
Con mucha ilusión. Nuestro padre fue un pionero en muchos aspectos. Él era bodeguero y fue uno de los primeros enólogos formados de España, pero su gran pasión también era la parte cultural, sobre todo lo relacionado con el coleccionismo y la difusión de la cultura del vino. 

En este aspecto, Santiago creó en 2001 la fundación para potenciar ese legado que creó nuestro padre. En lo que respecta a la producción del vino, también seguimos la senda innovadora que implantó nuestro padre: él fue de los primeros que se decidió a tener viñedos propios y nosotros cada año seguimos adquiriendo nuevos viñedos y plantando. 

En ese afán innovador hemos recuperado variedades de vino tradicionales que estaban a punto de perderse, como la garnacha blanca, la garnacha tinta. También hemos innovado en los métodos de elaboración, como cuando lanzamos el primer vino dulce de Rioja, que se sacó en 2009. Lo que sí ha cambiado mucho es la faceta comercial. Recuerdo que nuestro padre prácticamente no salía de casa o de los viñedos y nosotros no paramos de viajar por todo el mundo tejiendo redes comerciales, pero siempre respetando la tradición riojana. 

Tal y como comentaban, sus bodegas siempre se han caracterizado por esa faceta de impulsar la cultura del vino, que ahora realizan a través de la fundación. ¿Qué actividades y experiencias ofrecen actualmente?

Una de las principales ocupaciones es la gestión del Museo Vivanco de la Cultura del Vino y toda la actividad enoturística. 
Además de nuestra familia, la fundación cuenta con otros altos patronos, personalidades de diferentes áreas, pero que aprecian el vino y lo defienden, como Ferrán Adriá, Valentín Fuster, Vicente del Bosque, Antonio López o Teresa Berganza, entre otros. 

Realizamos multitud de actividades para promover la cultura del vino en todos los ámbitos posibles. Tenemos importantes convenios con el museo Reina Sofía de Madrid o con la Biblioteca Nacional, desarrollamos una labor editorial, publicando libros relacionados con el mundo del vino y este año organizamos la sexta jornada de Vino y Poesía y undécima de Grabado y Vino. Además, como curiosidad, cabe destacar que cerca de 5.000 niños de escuelas y talleres infantiles se aproximan cada año al vino no como una bebida alcohólica, sino como bien cultural.

Sin duda, otro de los proyectos más interesantes es la gestión de una excavación arqueológica en uno de nuestros terrenos, en Tudelilla, donde se ha encontrado un yacimiento medieval con una granja cisterciense y una bodega romana de más 2000 años. De hecho, la zona ha sido declarada como Bien de Interés Cultural. 
Actualmente, se están analizando en Manchester algunas de las pepitas que se han encontrado en los diferentes estratos del yacimiento para saber qué variedades de uva se cultivaban en las diferentes épocas –algo desconocido hasta ahora– y de ahí extraeremos un estudio único en el mundo.

Rafael y Santiago Vivanco | “En Ferrol se consumen muchos y muy buenos vinos”