El Racing no hizo méritos para más

A Malata partido de fútbol entre el Racing y el Izarra
|

 Esta vez la tercera no fue la vencida. El Racing no pudo encadenar frente al Izarra su triplete de victorias en una semana y se tuvo que conformar con un punto en un encuentro en el que, sin embargo, el resultado final pudo haber sido cualquier otro. Al equipo ferrolano le faltó la frescura que sí mostró en otras oportunidades y por eso no fue capaz de superar a un rival que mostró mucho orden y disciplina durante los noventa minutos. Además, aprovechó los momentos precisos para generar peligro delante la portería racinguista que, por eso, no debe tildar el resultado de malo. 
Recibir un tanto al minuto de juego le confirmó al Racing que encadenar su tercera victoria de la semana no iba a ser una tarea fácil. Casi no se habían colocado los dos equipos sobre el terreno de juego cuando Pito se aprovechó de un error de cuadro verde a la hora de sacar el balón para hacerse con la pelota, encarar al meta Mackay y adelantar en el marcador a los suyos. Menos mal que el cuadro verde restableción enseguida la igualdad en el marcador tras una jugada combinativa de la formación local en la que Pablo Rey, en el interior del área, completó el pase que le había realizado Marcos Álvarez desde la derecha de la línea de fondo.
Una vez de vuelta a la situación de inicio, el encuentro se convirtió en un constante intento del Racing por buscar la portería rival ante un cuadro que, sin embargo, aprovechó los desajustes defensivos de su contrincante para generar situaciones de gran peligro sobre la meta racinguista. Por eso, las mejores opciones para marcar de esta primera parte corrieron a cargo de la escuadra visitante, que estuvo a punto de adelantarse tras un mano a mano de Pito que Catalá salvó “in extremis” y un disparo desde la frontal de Julen Goñi que se marcó ligeramente desviado.

cambio
El empuje racinguistsa del inicio de segunda mitad le permitó disponer de varias situaciones como para adelantarse en el marcador. Pero ni las acciones de Joselu ni el lanzamiento de Pablo Rey desde fuera del área encontraron el premio que buscaban. Así que el partido seguía en una situación de empate que, de todas maneras, parecía que podía cambiar en cualquier momento. En este período, sin embargo, empezaba a ser el equipo ferrolano el que disponía de ocasiones más claras para marcar, aunque siempre fallaba a la hora de concretar.
Los riesgos que empezó a correr el Racing en busca del tanto que le diese la victoria hicieron que el Izarra se encontrase unos espacios que a punto estuvieron de hacerle adelantarse otra vez en el marcador. Una situacion de ventaja sobre la meta racinguista y un mano a mano que Pito no fue capaz de convertir fueron sus mejores opciones. De todas formas, el cuadro verde nunca dejó de pensar que acabar consiguiendo la victoria era posible.
Esa sensación creció en los últimos minutos, cuando el Izarra se quedó en inferioridad numérica tras la expulsión de Pito. Pero, a pesar de esta situación, la formación local no tuvo la claridad suficiente como para crear ocasiones delante de la portería rival. Por eso el partido termino con un resultado de empate que el cuadro verde le dejó peor sabor de boca que a su contrincante, a pesar de que este le pudo haber complicado la vida. n

El Racing no hizo méritos para más