Ares y Moeche despidieron ayer un fin de semana repleto de actividad festiva

Festival irmandiño, concierto.
|

Tras la tempestad viene la calma,  y así lo entendieron los modestinos, que después de prender fuego a la fortaleza de los Andrade, al grito de “lume”, y con los ánimos encendidos de la  pregonera Isabel Risco –”sacho” en mano–, celebraron ayer una jornada más tranquila con música y baile. Así, se puso fin en Moeche a tres días de fiesta en torno al Irmandiño, que tuvo su fiesta grande en la noche del sábado, con grupos como Tanxugueiras o Kepa Junquera, antes del asalto al castillo que no llegó hasta cerca de las dos de la madrugada. Los niños de la agrupación Quenindiole demostraron en esta edición que la música tradicional tiene todavía mucho recorrido, con sus actuaciones del sábado y de ayer en la sesión vermú.
También en  la villa aresana se despidió con éxito la celebración del Ares Indiano, que permitió recordar una época que trajo riqueza a la zona, con actividades de lo más diversas.
La ambientación de muchos de los asistentes hicieron más atractivo el encuentro que se prolongó durante tres días. l

Ares y Moeche despidieron ayer un fin de semana repleto de actividad festiva