Gómez Noya, el único rey del triatlón mundial

|

No importan la distancia a la que se enfrente ni el formato en el que se desarrolle la competición.  Javier Gómez Noya es el líder indiscutible del pelotón mundial y cada vez que se viste de corto deja patente su categoría. En los últimos tres días, el pentacampeón de las Series Mundiales ofreció una nueva exhibición en Las Bahamas, en el transcurso del Island House Invitational Triathlon. El ferrolano se mostró casi intratable en esta peculiar y espectacular prueba a la que accedieron por invitación solo diez triatletas en el cuadro masculino –otras tantas en el femenino– y en la que solo hizo una mínima concesión, en la tercera y última jornada disputada ayer, en la que con el título prácticamente decidido, se vio superado en el tiempo parcial –no así en la carrera– por el norteamericano Cam Dye.
Gómez Noya comenzó a apuntalar su triunfo el viernes, en la primera de las tres pruebas a las que, en otros tantos días, los participantes se enfrentaron en un entorno aparentemente paradisiaco pero que desde el punto de vista deportivo encerraba una trampa: el calor y la humedad. Dos factores que, aliados, hicieron sufrir lo indecible a los candidatos a ese oficioso cetro mundial que, entre otros alicientes contaba con casi medio millón de euros para repartir en premios.

Carreras
En esa primera sesión, consistente en una prueba contrarreloj individual sobre una distancia de 300 metros de natación, 7 kilómetros de ciclismo y 2 de carrera a pie, el departamental salió el primero del agua, marcó un tiempo más que aceptable sobre la bicicleta y sentenció corriendo en un trazado que, como peculiaridad, discurrió en una parte sobre la playa. En total, empleó un tiempo de 21 minutos y 34 seguidos, 25 segundos menos que el sudafricano Richard Murray y 32 más rápido que el británico Tim Don, quienes ya en esa jornada se perfilaron como sus grandes adversarios en la lucha por el triunfo final.
Sin embargo, Gómez Noya no estaba para sorpresas y así lo dejó patente en la segunda etapa, que se disputó con un innovador formato en el que los participantes tuvieron que cubrir en tres ocasiones un circuito de medio kilómetros de natación, 13 de ciclismo y 3,3 de carrera. Nueve segmentos en total con nada más y nada menos que ocho transiciones. 
Un contexto en el que el ferrolano tampoco encontró demasiada oposición. De hecho, se deshizo de Murray en el segundo de los sectores a pie y completó en solitario el resto de la prueba. Al final, 32 segundos lo separaron del surafricano y 48 de Tim Do, tercero en el podio.
Los tiempos de las dos primeras jornadas se fueron acumulando y, precisamente, la suma de ambos determinó el orden de salida ayer, en la última etapa en formato persecución en la que Javi Gómez Noya tomó la salida en primer lugar y el resto de contrincantes lo fueron haciendo en intervalos fijados en función del tiempo que llevaban perdidos. 
En este caso, el triatleta español fue el mejor también en el primer tramo a nado –750 metros– y, aunque aminoró sobre la bicicleta –20 kilómetros en los que marcó el sexto mejor tiempo–, volvió a exhibir su fortaleza recuperando terreno en la carrera a pie, sobre 5 kilómetros y en la que fue de nuevo el más veloz, cruzando la línea de meta en primera posición. 
Su tiempo acumulado en el total de las tres jornadas fue de 3 horas, 8 minutos y 21 segundos, 1:21 mejor que Richard Murray y a 2:48 de Tim Don, que lo acompañaron en el podio. Gómez Noya se llevó también el premio como el mejor participante en los sectores de natación y carrera, mientras que Dam Dye, que ayer fue el más rápido, se impuso en ciclismo. El ferrolano, acrecentó su leyenda.

Gómez Noya, el único rey del triatlón mundial