Rusia reconoce que existe “una nueva Guerra Fría” con Estados Unidos y sus aliados

U.S. President Barack Obama (R) chats with Russia's President Vladimir Putin prior to a working session at the Group of 20 (G20) leaders summit in the Mediterranean resort city of Antalya, Turkey, November 16, 2015. REUTERS/Kayhan Ozer/Pool

|

El primer ministro ruso, Dimitri Medvedev, reconoció que la relación con Estados Unidos y sus aliados ha empeorado en los últimos años hasta el punto de que se puede hablar de “una nueva Guerra Fría”.

Medvedev subrayó en concreto la actitud de la OTAN, que describió como “hostil y opaca”. “A veces me pregunto si estamos en 2016 o vivimos en 1962”, declaró desde Múnich. 

La falta de cooperación amenaza con llevar al continente “40 años al pasado, cuando había un muro en Europa”.

El primer ministro ruso realizó estas declaraciones desde la ciudad alemana de Múnich, donde se celebra este fin de semana la Conferencia de Seguridad de Múnich, y donde también se trata el conflicto en Siria. Por ello, el dirigente ruso también se refirió al proceso de paz para el país árabe. “Es difícil generar confianza, pero tenemos que empezar. Tenemos posiciones distintas, pero no son tan distintas como hace 40 años, cuando había un muro en pie”, señaló.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, rechazó el planteamiento de Medvedev. “La retórica, la postura y los ejercicios de las fuerzas nucleares de Rusia pretenden intimidar a sus vecinos, socabar la confianza y la estabilidad en Europa”, apuntó.

Por otro lado, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguei Lavrov, y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, debatieron ayer sobre una posible cooperación entre ambos países en materia humanitaria y militar en Siria, según reveló la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova. 

“Las partes han subrayado especialmente la necesidad de establecer lazos de cooperación entre los militares, algo que ya se acordó en el marco del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, además de hablar sobre los pasos concretos a dar para poner esto en práctica”, señaló.

Otro de los temas que se abordaron en esta reunión fue la de enviar ayuda humanitaria a Siria lo más pronto posible, según informó el portavoz del Departamento de Estado estadounidense, John Kirby.

Tanto Kerry como Lavrov coincidieron “en la necesidad de que la ayuda llegue lo más pronto posible a las zonas que la ONU ha identificado como las más afectadas”, señaló Kirby.  

Mientras, Estados Unidos y sus aliados lanzaron 20 nuevos ataques aéreos este viernes contra el grupo terrorista Estado Islámico en Irak y Siria. 

Por su parte, el Ejército sirio tiene intención de lanzar una ofensiva contra la ciudad de Raqqa, considerada la “capital” del Estado Islámico.

Concretamente, las fuerzas leales al presidente sirio, Bashar al Asad, han tomado varias posiciones situadas en la frontera de la provincia de Raqqa con Hama en los dos últimos días.

Tabqa alberga una base de la Fuerza Aérea siria que fue tomada en el año 2014 por el Estado Islámico, como el resto de la provincia.

Rusia reconoce que existe “una nueva Guerra Fría” con Estados Unidos y sus aliados