La presión policial sobre el campamento de “Los Chaquetas” comienza a dar frutos

estado aceras y cableado de San Pablo
|

Entre la una y las dos de la tarde de ayer se montó un nuevo control en los accesos al poblado de “Los Chaquetas”, en San Pedro de Leixa, que se saldó sin ningún incidente. Formaba parte, al igual que los de los días pasados,  de la campaña que la Policía Nacional y la Local están llevando a cabo conjuntamente para tratar de poner coto al trasiego de personas que, al parecer, acuden a la zona para adquirir droga.
La iniciativa policial es consecuencia del incremento que dicha actividad había experimentado en las últimas semanas, tras los registros en el campamento de Freixeiro (Narón), principal suministrador de droga en la zona norte de Galicia, que concluyeron hace algo más de un mes con el ingreso en prisión del cabecilla de la organización y varios de sus familiares.
El control de ayer en Leixa corrió únicamente a cargo de la Policía Local de Ferrol, ya que, aunque inicialmente estaba previsto que se desarrollase en colaboración con la Policía Nacional, como los dos anteriores, a los agentes de la Comisaría les surgieron otras intervenciones y no pudieron participar.
El operativo transcurrió con normalidad y lo que se pudo observar fue un importante descenso en la afluencia de personas por el acceso al campamento. Se prevén nuevos controles conjuntos de Policía Nacional y Local en los próximos días.

redada
La última redada en el poblado de “Los Chaquetas” se realizó en enero del año pasado y se saldó con 16 detenciones y la incautación de 120 gramos de cocaína, dinero en efectivo, seis armas largas del calibre 12 y una pistola eléctrica, entre otros efectos. Fue en el marco de la denominada Operación “Topo” y los arrestados pertenecían al mismo clan familiar.
La investigación se había iniciado en noviembre de 2012, al haberse detectado un fuerte incremento en el trasiego de personas que accedían a ese campamento en busca de droga. Según constató entonces la Policía, las mujeres se encargaban de la venta de la droga, mientras que los hombres asumían funciones como el corte de la sustancia y la seguridad del campamento. n

La presión policial sobre el campamento de “Los Chaquetas” comienza a dar frutos