La exjefa de gabinete de Matas asegura que fue él quien ordenó contratar al Instituto Nóos

|

Dulce Linares, quien fue jefa de gabinete del expresidente del Govern Jaume Matas, manifestó ayer durante su declaración en el juicio del caso “Nóos” que fue el exjefe del Ejecutivo balear quien ordenó la contratación del Instituto Nóos para desarrollar dos foros sobre turismo y deporte en Palma, si bien nadie advirtió de ningún tipo de irregularidad en la tramitación o en los pagos.

Linares es la primera testigo dentro de una ronda que contempla la declaración de más de 360 personas hasta mediados de mayo, 26 esta misma semana.

A partir de ahora los 17 acusados de la causa ya no están obligados a estar presentes en el banquillo, si bien en esta sesión decidieron acudir el exsocio de Iñaki Urdangarin Diego Torres, el exdirector general de Deportes del Govern José Luis “Pepote” Ballester y el exasesor jurídico del Instituto Balear de Turismo (Ibatur) Miquel Àngel Bonet.

Durante su exposición, Linares señaló que “la idea del presidente era mezclar turismo y deporte” y para ello decidió que fuesen el Ibatur y la Fundació Illesport los intervinientes en los convenios rubricados en 2005 y 2006 para la celebración de los Illes Balears Forum, por cuya organización Nóos cobró hasta 2,3 millones de euros públicos. “Nadie me advirtió de nada ilegal y tampoco me pareció extraño”,  añadió Dulce Linares en relación a cómo se gestaron los eventos. De hecho, la testigo respondió de forma afirmativa a la pregunta del abogado de Matas sobre si la orden de éste fue cursada “dentro de la más estricta legalidad”.

CONDUCTA “AGRESIVA”

Mientras tanto, a preguntas del letrado de Torres, a quien la presidenta del tribunal instó en varias ocasiones a rebajar el tono “y tranquilizarse para hacer un interrogatorio sereno”, Linares recordó que a los eventos acudieron “personas de relevancia social y económica” y, además, las cumbres guardaban relación con la pretensión del Govern de hacer frente al problema de estacionalidad de las islas.

Ante las preguntas inquisitivas del abogado González Peeters, la presidenta Samantha Romero llegó a espetar no entender “su comportamiento de hoy, de verdad. Me parece contraproducente además, porque cuanto más agresiva sea su conducta, mayor el estado de ansiedad y nerviosismo de la testigo, y por tanto más nos vamos a retrasar y más confusa será la situación”.

Absuelta en Palma Arena

La exalto cargo, quien fue absuelta en el primer juicio celebrado en el marco del caso Palma Arena –en el que Matas fue condenado a seis años de prisión, rebajados a nueve meses por el Tribunal Supremo– explicó que su intervención en los hechos se limitó a varias reuniones, una de las cuales tuvo lugar en el Consolat de Mar  –sede de la Presidencia del Govern– y en la que los responsables del Instituto Nóos expusieron su proyecto.

Cabe recordar que Dulce Linares estuvo imputada durante varios meses en esta causa hasta que el juez José Castro acordó archivar su encausamiento. 

La exalto cargo alegaba que no hay ningún indicio de delito contra ella, tras declarar en dos ocasiones como testigo sobre los mismos hechos por los que posteriormente fue citada en calidad de imputada.

 

La exjefa de gabinete de Matas asegura que fue él quien ordenó contratar al Instituto Nóos