La Valedora pide respeto ante el hecho de poner su cargo a disposición

|

La Valedora do Pobo, Milagros Otero, ha defendido este viernes la fórmula que ha empleado para poner a disposición del Parlamento su cargo, un comportamiento tras el cual ha solicitado, en declaraciones a la prensa en la sede de la institución, respeto, a la par que ha avanzado que no entrará en polémica.

Otero formalizó el pasado jueves su determinación, un día después de que se conociese que el Tribunal Supremo había rechazado el recurso de casación presentado por el alto comisionado en defensa de la contratación de la jefa de Servicio de Administración y Personal, María Puy, al apreciar "desvío de poder" y después de numerosas peticiones para que así lo hiciese.

La decisión ha sido traslada por carta al presidente del Parlamento, Miguel Santalices, en una misiva en la que se le pedía que diese traslado a los grupos parlamentarios de modo que en el momento en el que estos acuerden su propuesta para cubrir el cargo, se proceda de inmediato a formalizar su renuncia, y la del vicevaledor, con lo cual no se produce un vacío.

Este aspecto, no obstante, ha sido criticado por los grupos de la oposición en la Cámara.

"Los grupos están en su derecho de decir lo que les parezca pero la institución no se puede frenar y precisamente por eso adopté esta forma de seguir con esta cuestión", ha indicado a los medios al remarcar que su deseo "es servir al pueblo gallego de la mejor forma posible".

Su postura, según sus propias palabras, ha sido adoptada en base a lo que resulta mejor para "la institución, únicamente para la institución", porque "en este caso -ha dicho- yo soy lo menos importante del asunto y no importa mucho lo que me duela a mí" porque es esencial preservar el buen nombre del Valedor do Pobo.

"Los motivos por los que tomé la decisión son por sentido de la responsabilidad frente a la institución del Valedor y la ciudadanía, ese es el único motivo" por el que ha optado por poner a disposición su cargo para abandonarlo en el momento en el que los grupos parlamentarios elijan a una nueva persona como su sustituta.

Los grupos son los encargados de proponer un nuevo nombre para el cargo para lo que son precisos los votos de 3/5 de la Cámara -45 de 75 diputados- lo que supondría que al menos uno de los grupos de la oposición debería respaldar la propuesta del PP, grupo mayoritario, que cuenta con 41 parlamentarios.

No ha querido aventurar qué plazo de tiempo seguirá ocupando la titularidad del cargo pues ello dependerá del tiempo que tarden los grupos parlamentarios en alcanzar un acuerdo, "depende de los grupos y de la agilidad que tengan ellos".

"Yo no tengo opinión sobre eso, no debo tenerla", ha incidido.

Ha defendido que también se renueve el nombre del adjunto, Pablo Cameselle, y no haber cedido su cargo a esta persona -nombrada por el PSdeG- porque juntos forman un "equipo".

En su toma de decisión, entendió "que somos un grupo de trabajo y trabajamos juntos, entonces cuando una persona, que soy yo, toma una decisión pues esa decisión afecta a toda la institución", ha explicado.

Cuestionada también por la posibilidad de haber cesado al vicevaledor, que también se ocupó de los trámites en la contratación de María Puy, la Valedora ha admitido que sí: "Pensé todas las posibilidades, en esa que usted dice y en otras. Trate de meditarlas todas para tratar de tomar la menos perjudicial" para la institución.

Milagros Otero ha avanzado que seguirá "haciendo las labores que tengo que hacer, las que a mí me parece", y buscando la "protección de la institución", sin entrar en polémica, ha repetido al considerar que "una institución como esta no se debe descabezar de repente porque tiene muchos trámites en este momento, procesos que ya están iniciados" y que no se pueden abandonar.

Tras su paso por el Alto comisionado, Otero volverá a la docencia en la Universidad de Santiago, a su puesto como catedrática, "mi puesto base, en el que me siento además felicísima", ha remarcado.

Por último, ha explicado que "cuando una persona está en una situación complicada lo que tiene que hacer es apretar los dientes y levantar la cabeza", y eso, ha añadido, es lo que está haciendo ella misma en este complicado momento.

Con todo no ha querido valorar el fallo del Supremo que ha desencadenado esta situación y ha resuelto al pregunta con un contundente: "Yo no me meto en las decisiones de los tribunales, comparto algunas, no comparto otras, yo como todo el mundo" pero "yo no voy a dar polémica porque a la institución no le conviene", ha concluido visiblemente afectada.

La Valedora pide respeto ante el hecho de poner su cargo a disposición