Denuncian la falta de trajes especiales para las trabajadoras de Lacera

La central denuncia que estos trabajadores operan sin el equipo adecuado en zonas de riesgo, como centros de salud | d.a.
|

La falta de medios adecuados para afrontar las obligaciones laborales con seguridad durante la pandemia de coronavirus se ha convertido en el caballo de batalla de las centrales sindicales en las últimas semanas. La última denuncia en este sentido ha venido por parte de la CIG, que hizo visible la situación de la plantilla de la empresa Lacera Servicios y Mantenimiento.

Según apuntó la central nacionalista por medio de un comunicado, la empresa, concesionaria de las labores de limpieza de centros de salud, Puntos de Asistencia Continuada (PAC) y consultorios del Área Sanitaria de Ferrol, supuestamente no estaría dotando de Equipos de Protección Individual (EPI) de forma adecuada a sus trabajadores; una situación denunciada hasta en tres ocasiones.

Así, la CIG asegura que esta compañía “está mantendo unha atitude de imprudencia temeraria” con sus trabajadores desde el inicio de la crisis sanitaria, incurriendo en “repetidos incumprimentos” de la protección de sus plantilla encargada de limpiar “estancias con positivos confirmados e posibles”. Según denunció la central, la compañía no dispondría de los EPIs en los lugares de trabajo, sino que presuntamente el encargado del servicio debe viajar por su cuenta “alá onde xurda unha eventualidade deste tipo para dotar ás traballadoras”. Además, la representación de los empleados asegura que “dada a frecuencia de este tipo de limpezas” en muchas ocasiones tal traslado de equipo “non se fai”, lo que trae como consecuencia que dichas labores se realicen “de xeito inadecuado”.

Colectivos de riesgo
Otra de denuncias comunes de las centrales sindicales en estos casos es la falta de medidas específicas para sus empleados pertenecientes a grupos de riesgo –como personas con condiciones previas como diabetes, asma o afecciones cardíacas, así como mayores de 60 años–.

En este caso, la CIG apuntó que no se apartó del servicio a sus trabajadoras que entran en esta categoría “como lle obriga a Lei”, teniendo que cumplir con su jornada ordinaria “cando debían estar a salvo nas súas casas”.

Denuncias
La central señaló, además, que la situación fue denunciada hasta en tres ocasiones. En primer lugar, el pasado día 11 de marzo se solicitó por escrito a la compañía que estableciese un “protocolo hixiénico”, una acción que se repitió el día 25 y el 2 de abril “sen obter ánimo rectificador por parte da empresa”. El objetivo, afirma, sería presentarse como una compañía “que soluciona rápido os problemas” a costa, aseguran, “da saúde das traballadoras e, por conseguinte, a de toda a sociedade”.

Así, la CIG apuntó que se denunció la situación a Inspección de Trabajo, Seguridad Social, la Delegación del Gobierno en Galicia y el Ministerio de Sanidad, advirtiendo de que continuará haciendo visibles estos casos.

Denuncian la falta de trajes especiales para las trabajadoras de Lacera