Ares se embolsa la plata en la regata provincial

|

 

Los remeros de Ares siguen demostrando el porqué de su segunda posición en la máxima categoría autonómica de traineras, en esta ocasión en casa y en un clima algo más distendido que en competición oficial. Y es que las aguas de la villa acogieron en la mañana de ayer la disputa de la vigésimo séptima edición de la Bandeira Deputación da Coruña, una prueba “amistosa”. Eso sí, con más de 13.000 euros en premios y con ocho tripulaciones dispuestas a hacerse con los 3.200 euros que se embolsaba el ganador. Ares se quedó cerca de este botín, con un nada despreciable premio de 2.000 por su posición de plata.
Con la salida de la primera tanda programada para las 12.00 horas, la amenaza de niebla –fenómeno que este fin de semana ya obligó a suspender la cita de Mera y deslució la prueba de Redondela– llevó a la organización a cambiar un tanto el sistema de competición. Así, si bien se mantuvieron las dos tandas previstas inicialmente, estas se llevaron a cabo de manera “lanzada”, es decir, que tres minutos después del inicio de la primera tuvo lugar el arranque de la segunda, de cara a agilizar la competición. Las traineras de A Cabana, Narón, Rianxo y Mera fueron las primeras en tomar la salida, con ferrolanos y naroneses en tercera y cuarta plaza –con unos tiempos de 22:30 y 22:39– que, a la postre, les darían la sexta y séptima en la general, así como unos premios de mil y mil doscientos euros. Una maniobra tardía de la patrona de Rianxo en esta manga terminó con el encontronazo entre su embarcación y la de A Cabana, un susto que no fue a mayores en las aguas aresanas.
En la segunda de las mangas, el foco de atención se centro en la tripulación de Cabo da Cruz –militante en la ACT– y los anfitriones. Los aresanos plantaron cara a los de Boiro durante los dos primeros largos, si bien el mayor potencial rival se hizo notar en los siguientes para aventajar a los de la villa en doce segundos, con unos tiempos de 20:48 y 21:00 minutos, que les dio la primera y segunda plaza de la bandera. A Pobra se colgó el bronce y Perillo quedó relegada a la última plaza.
Julio Iglesias, alcalde de Ares, fue el encargado de realizar la entrega de la bandera, en esta ocasión en tierra, a Cabo.

Ares se embolsa la plata en la regata provincial