La Xunta duda de que existan ofertas serias para Alcoa sin el estatuto aprobado, como dice el Gobierno

el ideal gallego-2019-04-04-007-e4740c4c
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, manifestó ayer su incredulidad sobre la existencia de compradores serios para la planta de Alcoa en A Coruña, habida cuenta de que todavía no se ha solucionado el problema del alto precio de la energía, que afecta a la rentabilidad de la fábrica de Aluminio. Desde la Consellería de Industria matizaron que “sen un prezo eléctrico que xenere estabilidade é imposible que as manifestación de interese se convirtan en proxectos viables”. La planta de la carretera de Baños de Arteixo está amenazada con un ERE que se ejecutará el día 1 de julio, y que acabaría con 369 puestos de trabajo, pero Feijóo fue más allá y advirtió de que otra planta más grande, la de San Cibrao, también está en peligro. 


El presidente del Gobierno autonómico aseguró que su intención no es “alarmar a nadie”, pero afirmó que la planta que la multinacional Alcoa tiene en el municipio lucense de Cervo, y de cuya supervivencia depende el sustento de unas 6.000 personas, está “gravemente amenazada” y que está “seriamente preocupado por los puestos de trabajo”, afirmó Núñez Feijóo, quien no encuentra sentido a que el Gobierno siga prolongando el problema”, sino que tiene que convertir “ese supuesto interés en ofertas en fime” y eso pasa por aprobar un estatuto del consumidor electrointensivo (es decir, para grandes industrias como Alcoa) que incluya las alegaciones de la Xunta.

Arrimar el hombro 
Las declaraciones de Feijóo suscitaron la respuesta del delegado del Gobierno, Javier Losada, que le instó a “arrimar el hombro” y a que “reme a favor de la resolución de Alcoa” para ofrecer una solución a un sector tan importante como es el electrointensivo. Así lo trasladó durante una visita al Centro Tecnológico Agroalimentario de Lugo (Cetal), donde emplazó a Feijóo a “dejar de ser derrotista”.


El delegado del Gobierno asegura que la Xunta conoce “perfectamente que hay inversores porque así se lo han comunicado”, para dar solución a Alcoa Coruña y Alcoa Avilés. “Considero que la Xunta de Galicia debía ir trabajando, como hace el Gobierno de España”, dijo.


Por su parte, la portavoz nacional del BNG, Ana Pontón, tachó de temeridad las declaraciones de  Feijóo: “Esta temeridade que estamos vendo é tamén parte do problema, non pode haber intoxicacións nin frivolidades á hora de afrontar un problema tan grave” y advirtió de que, a este paso, Galicia se podría convertir “nun deserto industrial”. Respecto a las soluciones, la portavoz del BNG insistió en una de las reivindicaciones históricas de su partido, “que é a mesma que hai un mes e que hai un ano”: la implementación de un nuevo marco energético “que ofreza un prezo máis baixo á enerxía e estabilidade no longo prazo para os consumidores electrointensivos”. l 

La Xunta duda de que existan ofertas serias para Alcoa sin el estatuto aprobado, como dice el Gobierno