Los niveles de cobre en la ría de Ferrol exceden en seis veces los naturales

Gasero Negro en reparación dentro de la Ría
|

Los sedimentos de la parte media e interna de la ría de Ferrol son, tras los del área de Bouzas-Teis en la ría de Vigo, los que poseen una mayor contaminación por cobre. Así lo afirma un estudio del Instituto de Investigaciones Marinas, perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas –CSIC– publicado en el último número de la revista “Scientia Marina”. En él se señala que las rías gallegas presentan, en general, unos niveles altos, lo que evidencia, señala el trabajo, “el impacto de la construcción, desplazamiento y fondeo de buques en las rías.  
La investigación, desarrollada por el Grupo de Bioquímica Marina de la institución viguesa, ha tomado como referencia muestras y datos obtenidos en proyectos financiados por la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología desde el año 1999.
El jefe del grupo y profesor de investigación del CSIC, Ricardo Prego, recordó que el cobre se aplica a los barcos en la pintura de sus cascos para evitar que se le adhieran organismos y que desde ahí se difunde al entorno marino y, finalmente, al sedimento. “Este elemento químico”, añade, “es un micronutriente esencial para la vida” pero puede convertirse en un “biocida” cuando su presencia en el medio natural supera unos contenidos de referencia definidos para el sedimento marino. Así, explica, los protocolos utilizados por las agencias federales norteamericanas señalan que por debajo de 34 miligramos de cobre por kilo de sedimento seco “son escasos los daños observados en los seres vivos, mientras que normalmente existen cuando se superan los 270 miligramos de cobre por kilo.
Prego subrayó que con anterioridad su departamento ha investigado la presencia y la contaminación por plomo y zinc en los sedimentos de cuatro rías –Ferrol, O Burgo, Pontevedra y Vigo–, campo que se ha ampliado en este estudio a otras ocho más, en concreto, a las de Viveiro, O Barqueiro y Ortigueira; Laxe y Camariñas y Corcubión, Muros y Arousa. El objetivo es muestrear las seis restantes –incluidas Ares y Cedeira–, aunque para ello será necesaria más financiación.
Para llevar a cabo el estudio, los científicos del CSIC recogieron unas 400 muestras de sedimento superficial y varios testigos de sedimento en casi todas las rías, incluyendo sus zonas portuarias y de astilleros, con el apoyo de los buques “Mytilus” y “Lura”.
Los contenidos de cobre más altos alcanzaron los 480 miligramos –bastante más de los estándares que proponen los organismos internacionales– en las rías de Ferrol y Vigo. Los más bajos–por debajo de los 30 miligramos– se localizaron en las de Ortigueira, O Barqueiro y Viveiro.
La zona más contaminada es Bouzas-Teis –Vigo–, seguida de la parte media e interna de la ría de Ferrol. Le siguen la zona costera que se sitúa en torno al puerto de Marín y el puerto interior de A Coruña. Los niveles registrados en estas áreas exceden,  recalcó Ricardo Prego, “en seis veces los contenidos naturales de cobre en el sedimento”.

Los niveles de cobre en la ría de Ferrol exceden en seis veces los naturales