Trabajos para la comunidad y libertad vigilada por el hurto de un ordenador en Supercor

|

Un varón que responde a las iniciales D.M.R. se sentó nuevamente ayer en el banquillo de los acusados para ser juzgado por el hurto frustrado de un ordenador valorado en 729 euros en el establecimiento Supercor de Ferrol. Se trata del mismo individuo que en el pasado mes de enero fue detenido por apropiarse del teléfono móvil de un fiscal en su propia oficina y que, con anterioridad, ya había sido sorprendido por otro fiscal al lado del edificio judicial de Ortigueira con una cartera robada.
La causa que se iba a ver ayer se solventó con una sentencia de conformidad, por la que se condena al acusado a la pena de un mes de prisión, sustituible por 30 días de trabajos en beneficio de la comunidad, y libertad vigilada consistente en tratamiento médico externo de la enfermedad mental que padece y también de sus dependencia de sustancias tóxicas. Ambos tratamiento tendrán que ser seguidos por un período mínimo de seis meses.
El juez de lo Penal le aplicó, a propuesta del Ministerio Fiscal, la circunstancia atenuante incompleta de anomalía psíquica.
Los hechos que el ahora condenado reconoció haber cometido ocurrieron el día 10 de febrero de 2012.
D.M.R. trató de salir del establecimiento comercial antes citado llevándose un ordenador porratil sin pasar por la caja para abonar el oportuno importe, pero no pudo llevar a cabo su acción porque fue interceptado por un vigilante de seguridad.
Agentes de la Policía Nacional habían procedido posteriormente a su detención.
Los policías estaban presentes ayer en la sala de audiencia de los juzgados, al igual que los responsables de Supercor, pero al solventarse el asunto mediante una sentencia de conformidad ya no tuvieron que prestar declaración ninguno de ellos. n

Trabajos para la comunidad y libertad vigilada por el hurto de un ordenador en Supercor