Pedro Sánchez está convencido de que podrá aprobar los presupuestos en abril

|

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se mostró ayer convencido de que los presupuestos para este año contarán con los apoyos necesarios para salir adelante y situó en el mes de abril la fecha para su aprobación definitiva.

En Estrasburgo, durante su intervención ante el pleno del Parlamento Europeo, Sánchez dijo que sus cuentas saldrán antes que las últimas aprobadas por el Gobierno anterior, presidido por Mariano Rajoy.

“Vamos a aprobar los presupuestos probablemente en abril, la otra administración los presentó en abril, por tanto no es que vayamos en tiempo y forma, es que nos vamos a anticipar a lo que propuso la administración anterior”, apuntó.

Redistribución de la riqueza
Según el jefe del Ejecutivo, estos son unos “buenos presupuestos” porque entre otras cosas registran y cuentan con un aumento considerable de partidas dedicadas a la redistribución de la riqueza y con lo que denominó fórmulas innovadoras de 
justicia fiscal como impuestos a las grandes tecnológicas, entre otros puntos.

Al ser preguntado por si ya empezó a hablar de los presupuestos con ERC y PDeCat, Sánchez no aclaró si ya había mantenido esos contactos y se limitó a responder que los miembros de su Gobierno piensan sentarse “con todos los grupos políticos”.

El responsable del Ejecutivo español también recordó que es el “conjunto de fuerzas políticas” el que debe permitir la tramitación de los presupuestos, “no solo de las fuerzas catalanas proindependentistas, también de Ciudadanos y PP, que habrá que saber si tienen algo que aportar o están solamente en el bloqueo”.

“Tengo un pasado lejano como deportista y cuando se sale al terreno de juego es a ganar”, señaló sobre la negociación de unos presupuestos que a su juicio permitirán cumplir el pacto de estabilidad, rebajar el dos puntos el PIB, rebajar el déficit este año para salir del déficit excesivo y reconstruir una política social “abandonada” por la anterior administración, dijo. 

Durante su intervención, Sánchez también hizo un llamamiento a todas las fuerzas políticas europeas, sobre todo de centroderecha, para que no se dejen “embaucar” por la ultraderecha ni busquen su apoyo para gobernar o asuman su discurso para conseguir más votos.

Con el mensaje de “proteger Europa para que Europa proteja a sus ciudadanos” cerró Sánchez su discurso ante el pleno del Parlamento Europeo dentro de la serie sobre el futuro de la Unión Europea en la que ya intervinieron, con el español, quince jefes de Estado y de Gobierno.

Una comparecencia marcadamente europeísta en la misma jornada en la que el parlamento de la región más grande de España, Andalucía, elige al popular Juanma Moreno nuevo presidente autonómico con los votos de PP, Ciudadanos y Vox.

Sánchez dedicó la mayor parte de su discurso a defender una mayor integración europea. “Es importante que Europa no abandone la moderación y el sentido común” y que las fuerzas “moderadas, sensatas y proeuropeístas se apoyen en europeístas para gobernar”, dijo el presidente, para quien lo relevante no es tanto la presencia de la ultraderecha en los parlamentos europeo, nacionales o regionales como su “influencia” sobre la agenda.

Pedro Sánchez está convencido de que podrá aprobar los presupuestos en abril