Juventud, divino tesoro

fútbol juveniles racinguistas
|

El Racing, igual que la temporada pasada, vuelve a apostar por una plantilla corta en su regreso a Segunda B. Así, el cuadro verde tirará de cantera para solventar cualquier contratiempo que pudiese surgir. Por eso no es extraño que habitualmente trabajen con el primer equipo dos jugadores que esta campaña van a competir con el filial racinguista, los defensas Juan Rodríguez y Amil, o que lo hagan algunos de los jóvenes que este ejercicio jugarán en la escuadra juvenil. De ellos, el mediocentro Yago de Diego, Yaguito (Ferrol, 1996), y los exteriores Álvaro Rey (Cabanas, 1997) y Carlos López (Ares, 1996) son los tres que más se han ganado la confianza del entrenador verde, José Manuel Aira.

Todos han completado la pretemporada con el primer equipo y, aunque admiten que al principio no se sentían del todo cómodos, se han ido ganando poco a poco la confianza de entrenador y de sus compañeros. “El ‘mister’ nos recuerda que trabajemos todos los días y que intentemos hacer lo que sabemos”, dice el exterior Carlos López, mientras que Yaguito añade que “nos dice que no nos compliquemos y que hagamos lo que sepamos”. Mientras, Álvaro Rey dice que “todos me están tratando muy bien y por eso estoy contentísimo”.
Los tres se han dado cuenta, a lo largo de las cinco semanas de trabajo que llevan con el primer equipo, que la principal diferencia entre las categorías de base y la competición senior está en el ritmo y la intensidad con la que se aplican los mayores. “Pero han dado muestras de que han crecido y que vienen con muchas ganas. Han aumentado su nivel y eso se nota tanto en los entrenamientos como en las prestaciones que nos han dado en los partidos jugados”, dice Aira.

experiencia
De hecho, que todos ellos hayan tenido la ocasión de jugar contra rivales de Segunda como Lugo o Ponferradina les ha servido para comprobarlo en primera persona. “Es otro rollo, porque tienes que estar muy atento, pendiente de todo”, explica el centrocampista Yaguito, mientras su compañero Álvaro Rey solo destaca que la ocasión “fue increíble”.
La idea es que, una vez que se inicie la competición liguera, los tres se mantengan en la dinámica de trabajo del primer equipo, “A finales de cada semana, viendo las necesidades, seguirán con nosotros o bajarán con los juveniles”, revela Aira. De todas formas, el preparador berciano también explica que “alguno, si sigue a un nivel tan bueno, puede entrar en el equipo aunque no haya ningún problema en el grupo”. También lo esperan ellos. “Tenemos noticias de que se confía en la cantera y tenemos que estar preparados si alguna vez tenemos que desplazarse con el primer equipo”, anuncia Álvaro Rey, mientras que sus compañeros esperan ver cumplido el sueño de vestir la camiseta racinguista en la liga de Segunda B.

Juventud, divino tesoro