“Trabajamos para que Neda sea la villa donde quieras vivir”

Ignacio Cabezon candidato PP por Neda
|

A las puertas de una consulta electoral, la segunda como candidato del PP, ¿cuál es el balance de este último mandato?
Cumplir compromisos con los vecinos de Neda. Y cumplirlos gracias al trabajo hecho y a las gestiones realizadas con Diputación y Xunta para lograr su colaboración económica. Una colaboración que se traduce en 3,5 millones de euros en inversiones para Neda. Si vamos a lo concreto, tenemos que citar la aprobación inicial del PGOM con el que Neda fijará y ganará población; la creación de la primera escuela infantil en el Empedrón; la recuperación de la Casilla de O Puntal, que la han convertido en un auténtico centro social; la ampliación de la estación depuradora para permitir que Neda sea completamente autónoma en materia de saneamiento; la construcción de la pasarela del Belelle y del cierre de la piscina natural de la Cobeluda para reforzar su seguridad; la instalación de nuevos puntos de luz; la mejora de pistas y caminos con una inversión de 970.000 euros; la recuperación del Galpón de O Puntal de Abaixo; la adquisición del bajo de Abanca para ampliar el Ayuntamiento; la futura licitación del restaurante del paseo marítimo tras recibir el visto bueno del Ministerio de Medio Ambiente; las diversas actuaciones de mejora en los colegios Maciñeira y San Isidro y, en este último caso, la construcción de un parque infantil con el dinero recaudado de la venta de la madera que al señor Alvariño tanto disgusta; la puesta en marcha del Centro de Inclusión Social Familiar; la creación de la entrada digna que Neda necesita bajo el viaducto de la autopista; la presentación a la línea de ayudas del Plan Ferrol del proyecto para la creación de la fábrica de harinas con la que conseguiremos fomentar la creación de puestos de trabajo y la denominación de origen para el pan de Neda. Hemos potenciado fiestas que han traído a miles de personas a la villa como la Fiesta del Pan, para la que logramos la Declaración de Interés Turístico de Galicia, Xuviño, el Mercado Medieval o Reboneda Day….

Entre los proyectos ejecutados a lo largo de estos últimos cuatro años, cobran especial relevancia el asunto de la guardería y el proceso de elaboración del PGOM ¿qué novedades existen con respecto a ambas cuestiones?
La escuela infantil ya es un hecho. Neda no podía continuar con la escuela del Principiño. Primero, por su peligrosidad para nuestros niños. Lo segundo, porque sus promotores pedían al Concello una partida de 25.000 euros para seguir con el negocio. Y, aunque al señor Alvariño no le guste que se vaya a ubicar en un edificio antiguo –la unitaria del Empedrón–, soy de la opinión de que hay que conservar y potenciar nuestro patrimonio, dando nuevos usos. Así lo hicimos con la Casilla, que hay que ver cómo estaba, en completa ruina, y cómo está ahora… Iniciadas las obras de acondicionamiento, trabajaremos para sacar a concurso público la licitación de la gestión. En cuanto al PGOM, decir que tras su aprobación inicial en pleno tenemos ahora pendiente de contestación tres de los informes sectoriales y también las alegaciones presentadas por los vecinos que, en el 60% de los casos, se aceptarán, ya que aluden a fallos del Catastro que es preciso corregir. El plan de urbanismo será nuestra principal herramienta para fijar población, pero también la puesta en marcha de las infraestructuras sociales de las que hablaba, como la escuela infantil.

¿Cuáles serían, según su opinión, los proyectos que todavía están pendientes de ejecución y necesarios para mejorar la calidad de vida de los vecinos?
Lo fundamental está en ejecución. Tanto el PGOM como las infraestructuras sociales. Y en trámites otras actuaciones como la cesión del Centro de Salud a la Xunta, en lo que llevamos trabajando años y que, finalmente, parece que lograremos. Nos permitirá liberarnos de 40.000 euros al año de gastos, que invertiremos en Servicios Sociales. También pretendemos sacar a concurso público el servicio de recogida de la basura, para lo que ya hemos reservado una partida de 200.000 euros en el presupuesto. El deterioro de la flota de vehículos hacía inviable continuar con él y, una vez descartado que la Diputación asuma el servicio en municipios del tamaño de Neda, es preciso sacar adelante el concurso para garantizar un servicio de calidad. Otro proyecto en ciernes es la humanización de la principal arteria de comunicación que atraviesa Neda, de titularidad autonómica. Las gestiones con la Xunta para asumir su propiedad están muy avanzadas y nos librará de pedir permisos a la hora de actuar y eliminar burocracia para los vecinos, pero también convertirla en una avenida real, reduciendo su velocidad, aumentando los pasos de peatones, permitiendo giros a la izquierda, adaptando la iluminación al peatón… Y, hablando de vías, también tenemos avanzada la intervención para acondicionar la carretera de A Fervenza, asumida la titularidad toda vez que la Armada y Fenosa se desvincularon de la propiedad.

Las actuaciones relacionadas con el medio ambiente están cobrando especial significado, ¿cómo se traduce esta tendencia en el caso de Neda?
Sin duda, la ampliación de la capacidad de la estación depuradora ha sido y será un hito, ya que nos permitirá que Neda sea totalmente autónoma en materia de saneamiento. Una recompensa al esfuerzo realizado estos años por los vecinos. La Xunta premiaba ese trabajo de años concediendo los fondos necesarios para las obras, que superan el medio millón de euros y que suponen la mayor inversión de la Xunta en toda la comarca de Ferrol en este 2015. En nuestra apuesta por el reciclaje, hemos suscrito también un convenio para habilitar un Punto Limpio para los vecinos y extendido los puntos de depósito de materiales para reciclaje. Hemos invertido más de 36.000 euros en implantar alumbrado eficiente energéticamente y, muy recientemente, dotábamos a Neda de sus primeras farolas solares. Recuperamos la playa de O Puntal y a muy corto plazo, tras recibir los fondos del Inega, instalaremos calderas de biomasa en la Casilla de O Puntal y en los locales sociales de Anca y Viladonelle.

De repetir al frente de la corporación ¿mantendría el compromiso con el Área de Rehabilitación Integral, habida cuenta del cambio urbanístico que se ha producido en el casco urbano de la villa?
Claro que sí. Estamos a la espera de que el Gobierno central confirme su aportación de fondos. De hecho, en Neda hemos mantenido a los arquitectos del ARI, que ahora se dedican a estos y otros trabajos en materia urbanística. Además de este compromiso también completaremos el desarrollo del PGOM; en materia de saneamiento extenderemos el alcantarillado al Puntal y ubicaremos mini depuradoras de juncos en aquellas zonas en las que no es posible establecer otra alternativa por el elevado coste del bombeo; continuaremos renovando y mejorando la red viaria, reforzando la seguridad vial y planteando iluminación eficiente; seguiremos incrementando las horas de ayuda a domicilio; continuaremos con los servicios de fisioterapia y podología para mayores y gratuitos; implantaremos el Centro de Inclusión Social y abriremos la escuela infantil; potenciaremos unas fiestas que ya están institucionalizadas; gastaremos lo que haga falta en los centros educativos para garantizar una educación de calidad; concluiremos la cesión de la casa rectoral por parte de la Diócesis de Mondoñedo-Ferrol para hacer los Museos Reales del Pan y de la Moneda. También tenemos en  proyecto cubrir 200 metros de las calles del casco histórico con una estructura desmontable que permita evitar la lluvia y desarrollar cuantas actividades hagan de la zona el centro neurálgico de Neda; apostamos por el patrimonio con el Pazo de Isabel II, aunque sea de propiedad privada; potenciaremos el acuerdo con Patrimonio de la Xunta y propietarios para darle salida a las viviendas ruinosas de Xuvia; tiraremos el parvulario anexo al Centro Cívico; desarrollaremos el polígono de As Edradas; y continuaremos con la estabilidad económica, aumentando el patrimonio municipal –en los últimos años, desde los siete hasta los 18,3 millones–, con remanente positivo y reduciendo la deuda –en estos años, de 1,3 millones a 800.000 euros-. En definitiva, continuaremos trabajando para que Neda sea la villa donde quieras vivir.

“Trabajamos para que Neda sea la villa donde quieras vivir”