Rajoy y Sánchez dan un impulso al pacto contra el terrorismo yihadista

|

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, dieron ayer un impulso al pacto antiyihadista, que ya está muy avanzado en espera de cerrar algunos aspectos técnicos.

Así lo aseguró la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, donde confirmó la conversación que Rajoy y Sánchez mantuvieron ayer sobre ese pacto. Un acuerdo que, según Sáenz de Santamaría, está “muy avanzado”, aunque aún quedan por perfilar algunas cuestiones técnicas antes de que el pacto se plasme en una proposición de ley orgánica que en breve se registrará en el Congreso.

No adelantó la vicepresidenta la fecha en la que se firmará el acuerdo, de la que se informará a su debido tiempo, si bien ya se ha hablado del próximo lunes como el día en el que se podría escenificar ese pacto.

Mientras tanto, Rajoy y Sánchez dieron un impulso a un acuerdo que se enmarca, según Sáenz de Santamaría, en un refuerzo de la unidad del Gobierno, el PP y el PSOE en la lucha contra el terrorismo yihadista. Además del análisis de los aspectos concretos de esa proposición, las dos principales fuerzas políticas, que “están llamadas a sucederse en el Gobierno”, PP y PSOE, reforzarán su unidad en una estrategia coordinada frente a un reto de carácter mundial que afecta a todos, que es la lucha contra el yihadismo.

Por otro lado, el Gobierno aprobó ayer el plan estratégico nacional de lucha contra la radicalización, con el que pretende prevenir todo tipo de actitudes extremistas violentas, entre ellas, la captación de yihadistas.

eliminar brotes

Aunque el plan está destinado a detectar y eliminar de forma temprana y eficaz posibles brotes o focos de radicalismo sean del tipo que sean, las medidas que el Ejecutivo pone en marcha incidirán en esta primera “implantación” en combatir la amenaza del terrorismo yihadista.

Se trata de un “acuerdo marco” para actuar de forma coordinada y “a tiempo” ante posibles brotes de radicalización, defendió  Sáenz de Santamaría, mientras que el titular de Interior, Jorge Fernández Díaz, explicó por su parte que es un “instrumento esencial” que creará “estructuras necesarias” para detectar focos de extremismos.

Con este plan se busca “cortar la cadena de transmisión de la radicalización”, enfatizó el ministro antes de recordar que entre 1996 y 2012 siete de cada diez condenados por yihadismo se habían radicalizado parcial o totalmente en España y que ocho de cada diez procesos de este tipo se producen en internet.

Fernández Díaz detalló que el plan contará con tres ámbitos de actuación –el interno, el internacional y el ciberespacio–, así como tres áreas: la denominada “antes”, es decir, la prevención; la de “durante” o área de vigilancia y, por último, el “después” o área de actuación en un proceso de radicalización.

Cada área tiene un frente operativo de actuación, en el que se determina qué acciones deben emprenderse y quiénes son los responsables de llevarlas a la práctica.

Se contempla, además, un apartado específico para combatir la radicalización en las cárceles. El plan, en el que se lleva trabajando dos años y elaborado en cumplimiento de las directrices de la UE, está coordinado por Interior, que dirigirá el desarrollo del contenido a través del llamado Grupo Nacional de Lucha contra la Radicalización violenta compuesto por doce ministerios, el CNI, la Federación de Municipios y Provincias o la Fundación Pluralismo y Convivencia del Ministerio de Justicia.

Rajoy y Sánchez dan un impulso al pacto contra el terrorismo yihadista