Una manifestación histórica expresa el dolor de París tras los ataques yihadistas

KNO019. Paris (France), 11/01/2015.- People gather at the Place de la Republique for a march against terrorism in Paris, France, 11 January 2015. Hundreds of thousands of people and more than 40 world leaders were expected for the march honouring the 17 v
|

Más de un millón de personas, entre 1,3 y 1,5 millones,  desbordaron ayer las calles de París en una manifestación sin precedentes llena de emoción que, a menudo entre aplausos, reivindicó la libertad de expresión y la tolerancia frente al extremismo terrorista.

Durante unas horas París se convirtió en la capital del mundo, con la presencia de casi 50 líderes políticos extranjeros que encabezaron la marcha, y miles y miles de ciudadanos anónimos que expresaron, en silencio, con pancartas y cantando la Marsellesa, su conmoción por los atentados yihadistas de esta semana en Francia.

Fue un homenaje multitudinario e histórico, de franceses de todas las comunidades, a los 17 fallecidos en los ataques, con predominio de los mensajes “Yo soy Charlie”, el lema popularizado en internet en recuerdo de las doce personas fallecidas el miércoles en la masacre de la revista Charlie Hebdo.

Junto a banderas francesas y muchas viñetas de la revista, “Yo soy Charlie, soy policía, soy árabe, soy judío, soy francés” se leía en otros carteles de esta llamada “marcha republicana”, pues los ataques terroristas tuvieron como objetivo a periodistas, policías y miembros de la comunidad judía francesa.

Entre impresionantes medidas de seguridad y la protección de 2.200 policías, la manifestación reivindicó los valores de la República francesa, como la libertad de expresión, la tolerancia y la democracia, según explicaron muchos participantes, que no recordaban una concentración semejante en décadas.

“Toda esta gente es algo extraordinario. Nos llega al corazón y muestra que Francia es un país muy democrático. Que se hayan sumado tantos países a nosotros es también algo formidable”, declaró Didier Krentowski, un veterano de las manifestaciones de los años 60 del pasado siglo. Durante varias horas las calles de París se colapsaron a kilómetros de distancia del lugar de partida, la plaza de la República. “París es hoy la capital del mundo”, declaró el presidente de Francia, Francois Hollande, quien auguraba que “el país entero” iba a “alzarse durante esta jornada” para expresar el dolor de la sociedad.

En un gesto sin precedentes, Hollande encabezó la marcha junto a casi 50 jefes de Estado y de Gobierno que, durante apenas 200 metros, desfilaron en cabeza detrás de los familiares de las víctimas de los atentados, que llevaban bandas en la cabeza con el lema “Charlie”. Muestra del carácter único de esta manifestación fue que caminaron a apenas metros de distancia el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el presidente palestino, Mahmud Abás, junto a la mayoría de los líderes europeos, entre ellos el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

Además de la de París, se celebraron manifestaciones en muchas otras ciudades francesas, con lo que en total fueron 3,7 millones las personas que se manifestaron en todo el país.

Mientras, diversos colectivos de ciudadanos musulmanes, franceses, judíos y españoles recordaron en diversas ciudades de España, como A Coruña, Madrid, Bilbao, Valencia y Palma, a las víctimas de los atentados y mostraron en varias concentraciones su repulsa al terrorismo.

En el resto del mundo, hubo manifestaciones contra el terrorismo y la islamofobia en diferentes capitales como Bruselas, Londres, Viena, Beirut, Jerusalén, Caracas y Buenos Aires.

Una manifestación histórica expresa el dolor de París tras los ataques yihadistas