Una brutal explosión en un edificio de Madrid deja tres fallecidos

Efectivos de Bomberos, Policía y equipos de emergencias trabajan para entrar en el edificio de la calle de Toledo en Madrid | efe
|

Al menos tres personas fallecieron y alrededor de una decena están heridas como consecuencia de una “brutal” explosión de gas ocurrida diez minutos antes de las tres de la tarde de ayer en el edificio parroquial de la Iglesia de La Paloma, ubicado en el número 98 de la calle de Toledo en Madrid. Una doble explosión que se escuchó a kilómetros de distancia ha destrozado el edificio, que seguía en llamas casi cuatro horas después del suceso, y costó la vida a un anciano de 85 años, a un feligrés electricista que había acudido a arreglar la caldera y a una persona cuya identidad no se facilitó todavía. 

David Santos, de 35 años, padre de cuatro hijos y miembro de la comunidad del Camino Neocatecumenal, había acudido a petición de los sacerdotes a revisar la caldera, que funcionaba mal desde hace días, según informó un portavoz de esa comunidad y confirmó el Arzobispado.

Al menos once heridos 
La tragedia podría haber sido mucho mayor, dado que el edificio alberga la residencia de varios sacerdotes, locales parroquiales y de Cáritas, y sobre todo porque colinda con una residencia de ancianos y un colegio, pero tanto los residentes como los niños han resultado ilesos. 

Además, según las fuentes de Emergencias, hay once heridos. Uno de ellos es uno de los sacerdotes, Rubén Pérez de Ayala, que fue trasladado al hospital con quemaduras de carácter grave. 

A causa de la explosión fueron evacuados varios inmuebles colindantes, entre ellos el colegio La Salle La Paloma, situado a espaldas del lugar del siniestro, y el geriátrico Los Nogales La Paloma, ubicado en el edificio contiguo.

El Samur Social también trasladó a seis personas de tres familias del edificio colindante que resultó afectado y que ayer pasaron la noche en recursos municipales a la espera de que se les comunique si pueden volver a sus casas. 

La nieve que tantos problemas ha causado en Madrid durante los últimos días ha ayudado al “milagro” de que ningún niño haya resultado herido, según explicó Carlos Ruiz, padre de Jimena, una alumna del colegio. 

El patio del centro, ubicado justo detrás del inmueble, acabó lleno de escombros pero nadie resultó herido. “Lo milagroso ha sido que gracias a la nieve no había niños en el patio”, contó Carlos. Jimena añadió: “Tenía mucho miedo, todo el mundo estaba gritando asustado y decían que saliéramos corriendo, los profesores y las cuidadoras del comedor nos ayudaron a salir”. 

Según Emergencias Madrid, todo apunta al gas como causa de la deflagración, un aspecto que confirmó en el lugar el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, quien explicó que el origen podría ser una explosión en las viviendas de la parte superior del edificio, unos detalles que intentan aclarar los bomberos.

Una brutal explosión en un edificio de Madrid deja tres fallecidos