El naval vuelve a salir a la calle en el pico más bajo de carga de trabajo

más de 2.500 trabajadores del sector naval se manifestaron por la mañana en las calles del centro luis polo
|

Alrededor de 2.500 trabajadores de los astilleros de la ría de Ferrol se manifestaron ayer por la mañana por las calles de la ciudad para reclamar carga de trabajo. La mayor parte de la plantilla de Navantia, así como empleados de las empresas de la industria auxiliar, celebraron una asamblea en la puerta principal del astillero, en Esteiro, para aprobar un nuevo calendario de movilizaciones que empezó ayer y que vivirán sus siguientes episodios el 10 y probablemente el 24 de octubre, coincidiendo con la huelga de la educación.
Tras conseguir el respaldo de la mayoría de los presentes, la marcha emprendida por los trabajadores, encabezada por los miembros del comité de empresa, realizó varias paradas en su recorrido, principalmente frente al edificio administrativo de la Xunta y, luego, en el Concello, para después retornar al astillero por la calle Tierra y plaza de Galicia por circunvalación.
Antes de comenzar, el portavoz del comité de empresa de Na vantia Ferrol, Ignacio Naveiras, admitió que el anuncio de la adaptación de un buque de Fernández Tapias era una posibilidad –como la de los gaseros de Repsol-Gas Natural– de la que se había hablado en la última reu-nión del intercentros con la dirección de la compañía. Naveiras reconoció que la consecución de este contrato es “importante no que ten que ver con posibilidades a futuro e porque estamos a falar de 200 empregos que nesta situación non estamos en absoluto para desprezar”.
En ese sentido, lamentó que a este anuncio se hubiese sumado el presidente de la Xunta, Núñez Feijóo, “como se fora un artífice” y señaló que “por desgraza non é unha solución á necesidade de carga de traballo que temos”. Naveiras recordó que el último buque en construcción, el “Adelaide”, tiene prevista su salida para el próximo mes de diciembre y que “polo tanto, o declive do emprego na industria auxiliar xa é moi importante e hai máis de 2.500 compañeiros que están no paro”.
El portavoz del comité tuvo también palabras para el presidente de la compañía, cuyas declaraciones recientes calificó de “incoherentes” por “poñer en dúbida a competitividade da compañía e definir como obsoletos algúns dos proxectos” cuando solo unos días después se consigue un contrato en el mercado civil, caracterizado, dijo, por unos parámetros estrictos de “calidade e prazos”.
En esa línea, criticó la “nefasta” política comercial de la empresa y aseguró que la necesidad de aumentar la capacidad del área de Reparaciones es ahora más perentoria que nunca, como prueba este contrato y la más que previsible saturación de las instalaciones. 

El naval vuelve a salir a la calle en el pico más bajo de carga de trabajo