El plan forestal incide en la lucha gallega contra el cambio climático

|

El plan forestal de Galicia prevé que cada año los montes gallegos incrementen en seis millones de toneladas la cantidad de carbono absorbido, una capacidad de los bosques que la Xunta erige en “fundamental” para “la mitigación del cambio climático y en el desarrollo de energías renovables”.
Según datos del cuarto inventario forestal nacional del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medioambiente, los montes gallegos fijaron más de noventa y tres millones de toneladas de carbono en 2017.
Por su parte, la Xunta explicó en un comunicado que los “importantes cambios” en las temperaturas, las precipitaciones y los fenómenos climáticos extremos –cuestiones “íntimamente ligadas al cambio climático”–, afectan “ineludiblemente” a la extensión y a la composición de los bosques gallegos.

Una reserva indiscutible
En este sentido, los montes “constituyen una reserva indiscutible de carbono” que es “necesario conservar para mitigar los efectos del cambio climático”, subraya. Así, el Gobierno gallego ve “crucial” la gestión de los bosques para la mejora de su adaptación a este fenómeno.
Estas consideraciones se plasman, según la consellería que dirige Ángeles Vázquez, en el documento del plan forestal, que se encuentra en la fase final de elaboración y que recoge las pautas establecidas por las comunidades internacionales para la lucha contra el cambio climático.
En este contexto, la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático determina que los países “deben impulsar la gestión sostenible de los bosques y promover y apoyar la conservación y el refuerzo de los sumideros” que suponen la biomasa y los bosques, recuerda la Consellería de Medio Rural.
Además de esto, el plan forestal recuerda que los productos de madera son un “importante almacén de carbono”, cuyo uso permite ahorrar emisiones de dióxido de carbono, de modo que colabora en la mitigación del cambio climático.

Reciclaje
“El carbono fijado por los árboles durante su ciclo de vida se mantiene almacenado en los productos madereros durante toda su vida útil, pudiendo ser reempleados y reciclados”, resalta la Xunta. Esto mejora “de forma significativa” el ahorro de las emisiones a la atmósfera.
El Ejecutivo autonómico valora de este modo la madera como el “único material capaz de reducir las emisiones de carbono a la atmósfera y actuar como sumidero al mismo tiempo”, lo que la convierte en un producto “de comportamiento ambiental superior a otros materiales”.
La conselleira del Medio Rural, Ángeles Vázquez, aseguró en varias ocasiones que la intención del Gobierno gallego es que la modificación del plan salga adelante “por unanimidad o con el mayor consenso posible”, para lo cual ha de contar con las aportaciones del sector y de la gente del rural, así como de expertos, ecologistas y demás miembros de la sociedad civil.
El último Plan Forestal de Galicia data del año 1.992 y, en su momento, contó con un consenso amplio tanto entre las fuerzas políticas como en el sector.

El plan forestal incide en la lucha gallega contra el cambio climático