La unidad ferrolana de dolencias autoinmunes recibe la acreditación de la Sociedad de Medicina Interna

Colas cira previa en el Marcide
|

La Unidad de Enfermedades Autoinmunes Sistémicas del Servicio de Medicina Interna de la Gerencia Integrada de Ferrol está acreditada por la Sociedad Española de Medicina Interna. Este reconocimiento supone recibir el Nivel IB como Unidad de Capacitación Avanzada sobre criterios asistenciales, docentes y de investigación; y de acuerdo con el grupo de trabajo en enfermedades autoinmunes sistémicas a nivel nacional. Esta Unidad del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol es una de las tres acreditadas en toda Galicia, según informó ayer el centro.
En esta Unidad, que comenzó en 2012, trabajan actualmente tres especialistas en Medicina Interna, el responsable del Servicio, Pascual Sesma Sánchez, y las facultativas Tamara Caínzos Romero y Sabela Sánchez Trigo. 
Par poder otorgarla se miden cuestiones como si existe una consulta monográfica dedicada a ellas; si se produce hospitalización, con la gestión y control del ingreso del paciente; que haya dos especialistas en Medicina Interna dedicados a la misma; y otras cuestiones relacionadas con parámetros de actividad y sesiones clínicas. 
Para los especialistas en Medicina Interna encargadas de la consulta, esta acreditación supone “el respaldo a un trabajo que ya se hace; y que certifica que las personas que lo realizan tienen una determinada formación y experiencia para unas determinadas enfermedades. El apoyo va más allá del institucional al tratarse de las sociedades científicas”, matizan.
Estas enfermedades autoinmunes se denominan sistémicas porque pueden afectar a cualquier órgano; y son provocadas porque el propio sistema autoinmune ataca al organismo. Se incluyen en esta denominación diversas patologías, alrededor de veinte; y cada una de ellas tiene unos síntomas que las distingue y las clasifica, tanto por esas características clínicas o síntomas, como por elementos de tipo analítico, como el tipo de anticuerpo. 
Son enfermedades poco frecuentes, pero su prevalencia, número de casos globales, aumenta ya que se convierten en crónicas. “Antes la mortalidad era alta, pero hoy en día se tratan y existen cada vez más tratamientos para ellas y una mejor respuesta. Además, explican las responsables de esta unidad, existen mejores métodos diagnósticos”.
Entre las más habituales está el lupus, enfermedad que cursa con brotes, y que puede llegar a afectar a órganos internos como el riñón. Se procura que el tratamiento sirva para evitar esos brotes. Otra de ellas es el síndrome de Sjögren, semejante al lupus, que tiene como característica principal la sequedad de las mucosas. Entre otras, se puede destacar también, la sarcoidosis, afectación ganglionar o pulmonar, pero que también puede afectar a la piel; la vasculitis sistémica, que varía mucho según afecte a las arterias más grandes o más pequeñas, y que puede llegar a atacar tanto al riñón como a provocar un ictus o un infarto. El síndrome antifosfolipídica que favorece la formación de trombos y problemas en el embarazo. Puede aparecer sola, pero en muchos casos, se asocia al lupus.

La unidad ferrolana de dolencias autoinmunes recibe la acreditación de la Sociedad de Medicina Interna