Los ganaderos mantienen el pulso a las puertas de Leche Celta

Poligono do Vidrieiro tractores en la nave de Celta
|

Los ganaderos de la zona mantienen el pulso a la industria láctea con el bloqueo de la empresa Leche Celta, en Campolongo, donde la madrugada del lunes impidieron la descarga de varios camiones. Allí pasan las noches, aprovechando un camión de transporte de ganado como salón improvisado, aunque las intensas lluvias previstas para estas jornadas y el frío les han obligado a trasladar hasta una caravana a la zona.
De sus reivindicaciones, otros han hallado una alegría en tiempos de necesidad. Así lo atestigua Francisco Moreno, uno de los socios propietarios de la granja Satlex 2, en San Pedro de Leixa, donde ayer se repartieron 1.500 litros de leche entre vecinos. “Teníamos que tirarla porque no tenemos capacidad para almacenarla, ni podemos porque se pierde”, explicaba ayer este ganadero, “pero finalmente fueron llegando vecinos y la pudimos ir regalando”. Poseen una explotación ganadera con 45 vacas que producen 1.400 litros de leche al día. Producto que en tanto no se levante la huelga que se prolonga ya por ocho días, no le vendrán a recoger. Hoy volverá a repartirla entre todos los que llamen a su puerta.
El Banco de Alimentos o algunas residencias de la zona fueron también destinatarias de este producto que los ganaderos se niegan a vender a la industria láctea en tanto no consigan un acuerdo que garantice precios que cubran el coste de producción. Ayer Mercadona, Leche Celta o Vegalsa ya comunicaban su intención de recuperar los precios lácteos a la baja, lo que en algunos casos supondría un incremento de hasta dos céntimos por litro.

Los ganaderos mantienen el pulso a las puertas de Leche Celta