Volkswagen pide perdón en España y asegura que asumirá todos los costes

A Greenpeace activist holds a banner during a protest in front of Volkswagen's "Sandkamp" gate in Wolfsburg, Germany September 25, 2015. The Volkswagen emissions scandal has rocked Germany's business and political establishment and analysts warn the crisi
|

El consorcio automovilístico alemán Volkswagen pidió disculpas en España por el caso de la manipulación de las emisiones de los motores y aseguró que asumirá toda la responsabilidad y los costes derivados de las medidas que se deban aplicar.
La compañía señaló que está trabajando “con la máxima urgencia” para esclarecer las irregularidades detectadas sobre el uso de un software en los motores diésel de algunos de sus modelos. En relación con ello, la firma resaltó que todos los automóviles afectados “son absolutamente seguros y aptos para la circulación”, puesto que los problemas detectados está relacionados “exclusivamente” con las emisiones contaminantes.
“Se trata de una cuestión que resolveremos con la mayor agilidad y transparencia”, añadió la empresa, a la vez que apuntó que este proceso llevará tiempo. 
Así, la corporación automovilística recalcó que la confianza de sus clientes y de la sociedad “es y seguirá siendo” de gran importancia y por ello trasladó su “más sincera disculpa” por haber abusado de su confianza.
Volkswagen informó de que cinco millones de vehículos de su marca principal están afectados en todo el mundo por la manipulación de emisiones.
Mientras, Volkswagen nombró al actual presidente de Porsche, Matthias Muller, nuevo presidente de todo el grupo. El presidente de la marca española Seat, Jurgen Stackmann, de 54 años, fue nombrado vicepresidente de Ventas de Volkswagen. Y el actual responsable de Ventas de Audi, el italiano Luca de Meo, será el nuevo presidente de Seat en sustitución de Stackmann.
Además, el grupo automovilístico alemán recomendó la “suspensión inmediata” de varios de sus empleados, a raíz de la información reco.
Por otro lado, la UE contará desde enero de 2016 con nuevos sistemas de control para medir “en condiciones reales” las emisiones contaminantes de los vehículos a motor y sustituir así las pruebas en laboratorio que se realizan en la actualidad y que las instituciones europeas saben, al menos desde 2010, que ofrecen datos que “difieren”.

Volkswagen pide perdón en España y asegura que asumirá todos los costes