Un Barcelona más ajustado se vengó del Aldebarán en un partido desigual

final de la Copa Príncipe de voleibol entre el Aldebarán y el Barcelona
|

Tenía ganas el FC Barcelona de vengarse del Aldebarán después de que a principios de este mes los de San Sadurniño le arrebatasen el título de campeones de Copa Príncipe y lo cierto es que los jugadores del cuadro catalán pusieron todos los medios para hacerlo en un partido en el que resultaron muy superiores a su oponente. El conjunto anfitrión dominó de principio a fin una contienda en la que siempre llevó la iniciativa en el marcador gracias a una mejor distribución de su juego, a un mayor ritmo y, sobre todo, a un acierto letal en el saque.
Tres ingredientes que unidos a su efectividad hicieron estériles todos los intentos del Aldebarán San Sadurniño por frenar el ataque de su oponente. Aunque de salida los pupilos de Manel Blanco mantuvieron el tipo, a medida que fueron pasando los minutos, los sets se fueron decantando a favor de un oponente que en algunas rotaciones hizo estragos con su servicio. Así, el Barcelona se impuso 25-14  con claridad en el primer set.
El cuadro de Ferrolterra mejoró en el segundo, en el que leyó mejor el juego de su oponente y también aumentó su precisión en el saque. Gracias a esto llevó el marcador al límite hasta que, de nuevo, sacando, el Barcelona comenzó a poner tierra de por medio. Los cuatro puntos consecutivos con los que los blaugranas cerraron el set no solo le permitieron aumentar su renta en el marcador global, sino que dejaron muy tocado al Aldebarán para el tercero.  
Aprovechando este desconcierto, los anfitriones tomaron la iniciativa en el marcador y, aunque el conjunto de San Sadurniño recuperó el pulso al partido, el duelo entró en un intercambio de puntos que hizo inalcanzable la remontada. Con este resultado, el Aldebarán cede su cuarta posición al Boiro, pero mantiene intactas sus opciones de recuperar ese lugar entre los cuatro mejores de la competición, todo un éxito para el equipo.

Un Barcelona más ajustado se vengó del Aldebarán en un partido desigual