“Falta hace el saneamiento; el cierre del puerto exterior fue criminal para la ría”

Emilio Ferrol Vello
|

Emilio Romero Suárez, “Milín o Capi”, celebrará hoy sus 90 años de vida con una comida familiar  en la que participarán una veintena de personas, sus más allegados. El que con toda probabilidad es el nativo más antiguo del muelle acaba de cumplir las nueve décadas de vida y no solo sus descendientes quieren ofrecerle un reconocimiento; el próximo sábado día 11 recibirá, además, el cariño de sus vecinos ya que será homenajeado en la “xuntanza” que se organiza para favorecer el reencuentro y la convivencia de quienes han nacido o vivido en el barrio. Milín transmite vitalidad y optimismo y sigue tan implicado como siempre con su entorno más próximo.

¿Ha cambiado mucho el muelle en estos 90 años?
De la noche al día. De niño éramos muchos vecinos y las puertas estaban abiertas para todo el mundo. Nos atendíamos unos a otros, todos éramos gente trabajadora del mar, pescadores. Hay que aclarar que siempre hubo dos zonas, la parte alta, Ferrol Vello, y donde yo vivía, el muelle. Nosotros, los pequeños, éramos los “golfos del muelle” y las madres del centro se echaban a temblar cuando nos veían, pero no éramos malos, solo traviesos.Hoy los vecinos ya no se conocen unos a otros.

La pesca era la actividad central en aquellos años y usted pescó toda su vida. La ría de hoy no tendrá mucho que ver con la de entonces y ahora se está trabajando en el saneamiento...
Yo dejé de pescar este año. Quiero aprovechar que me encuentro bien para dejarlo, porque si no pescas porque estás enfermo no es una decisión tuya, es la enfermedad. Falta hace sanear la ría porque aquí antes había de todo, pero el cierre del puerto exterior  fue lo más criminal para la ría. Ya no quedó nada, quedó un canal y fango.

Ahora que ha abandonado la pesca, ¿cómo ocupa su tiempo libre?
Ahora mismo acabo de volver de la parte alta del puerto, donde están los chalés. Mis hijos tienen allí una huerta y yo me dedico a hacer de “pastor” de las gallinas. Me lo paso pipa, como se suele decir. Hasta hace poco preparaba también la tierra para que ellos plantaran, pero ahora ya se ocupan de todo. Yo subo y bajo cada día y disfruto mucho.

Por lo que se ve derrocha salud.
Yo nunca tomé medicinas. Si voy al médico es a que me dé alguna pomada.

¿Qué opina del plan de urbanismo que se está elaborando para Ferrol Vello?
Opino que del dicho al hecho va un trecho, porque llevamos años hablando de eso. En la asociación de vecinos ya peleamos mucho por el plan y ojalá llegue a los 100 años para verlo. Yo estoy muy orgulloso de mi barrio, había mucha necesidad, éramos todos clase baja, pero felices y hoy, con todo lo que hay, no hay esa felicidad, a lo mejor porque no hay trabajo. Yo tengo cinco nietos, todos muy estudiosos, y están todos en el paro.

Hablando de trabajo, usted ha sido bastante inquieto.
Yo trabajé toda mi vida, anduve en diez barcos de pesca, estuve en cuatro astilleros, en una térmica, descargué pinos de los vagones del tren que venía al puerto... Me moví mucho, buscando siempre el dinero para los hijos y para la mujer (es viudo). Pero siempre me tiró esto, un par de años que estuve fuera seguí pagando el alquiler de la casa, porque quería tener algo aquí.

Estará encantando con la celebración de su cumpleaños y con el homenaje del sábado...
Me siento muy arropado por mi familia, tengo cinco nietos ya mayores, tres hijos –dos varones y una mujer– y muchos sobrinos. Estoy muy orgulloso de todos ellos, pero también de mis vecinos. Todo el barrio me saluda, me ven por la calle y me dicen “¡hola Milín!”, siempre me llaman cuando me encuentran. El sábado yo seré el homenajeado, pero no el protagonista, protagonistas somos todos.

“Falta hace el saneamiento; el cierre del puerto exterior fue criminal para la ría”