La Xunta cierra un mes la hostelería en media Galicia para frenar el virus

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo | efe
|

El 60% de la población de Galicia afrontará desde mañana a las 15.00 horas de la tarde un cierre de las actividades no esenciales, incluida la hostelería, que se prolongará durante un mes, según ha decidido la Xunta, para intentar frenar el Covid-19 y “salvar la campaña de Navidad”. 

La ampliación de las restricciones por el “peligro de repunte” de la transmisión del virus ha sido anunciada por el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, a primera hora de la tarde de ayer y afectará a un total de 60 municipios, entre ellos las siete ciudades y sus zonas de influencia y otros 17 ayuntamientos pequeños. 

En estas localidades se establecerá un cierre perimetral que limitará las entradas y salidas pero también se restringirán las actividades a solo las esenciales, aunque se podrá seguir yendo a trabajar, acudir al colegio o realizar desplazamientos por causas sanitarias y cuidados de las personas mayores y menores. 

Para hacer frente al cierre de la hostelería, el Gobierno gallego “evaluará” hoy nuevas medidas de apoyo al sector y sus trabajadores, apuntó Feijóo, sin especificar más. 

Doblegar la curva
El objetivo es intentar “doblegar la curva”, según explicó Núñez Feijóo, en referencia a rebajar la tasa de incidencia del coronavirus, pero también evitar que se desborde la presión hospitalaria, tanto en las UCI como en planta y, a nivel económico, “intentar salvar la campaña de Navidad”. 

Las restricciones se endurecen para “evitar el confinamiento sanitario”, justificó Feijóo, quien pidió comprensión porque se trata de un paso que sabe que va a ser “desmoralizador” para todos y “absolutamente traumático” para los más afectados. 

Aunque Feijóo destacó que Galicia tiene unos parámetros a nivel epidemiológico que la sitúan entre las mejores de España, justificó que la Xunta no haya optado por “la opción más fácil”, que era esperar, lo que cree que está haciendo el Gobierno de España y que le parece “inasumible sanitariamente y humanamente inasumible”. 

Explicó que Galicia tenía “capacidad de resistencia” para esperar varias semanas, pero tras observar que en los últimos 15 días se ha duplicado el número de nuevos casos diarios y se ha incrementado la tasa de incidencia del Covid-19, la Xunta decidió extender “el modelo de O Carballiño” a la mayoría de la comunidad. 

Las nuevas limitaciones, que se han aplicado en el municipio ourensano desde la segunda semana de octubre, suponen mantener y ampliar a más municipios el cierre perimetral de las áreas que rodean a A Coruña, Santiago de Compostela, Ferrol, Pontevedra, Vigo, y Ourense, además de la ciudad de Lugo y otros 17 municipios más pequeños con una tasa superior a 200 casos por 100.000 habitantes. 
En estos ayuntamientos tendrán que cerrar todas las actividades no esenciales, como los negocios de hostelería que solo podrán mantenerse abiertos para el servicio de comida a domicilio, aunque podrán seguirán abiertos los comercios. 

También estarán restringidas las reuniones a solo personas convivientes, tal y como se estableció el pasado viernes para las siete ciudades y otros municipios, y se reducen los aforos de las actividades culturales a un máximo del 50% y un límite de 30 personas en el interior.

La Xunta cierra un mes la hostelería en media Galicia para frenar el virus