El comité considera que el proyecto “non se defendeu de xeito contundente”

Ignacio Naveiras - Presidente del Comité de Empresa de Navantia
|

El portavoz del comité de empresa de Navantia Ferrol, Ignacio Naveiras, aseguró que, pese al revés que supone el dictamen desfavorable de Bruselas al dique flotante, “seguiremos esixindo a quen goberne que busque os mecanismos financeiros ou crediticios necesarios para que se poida construír unha infraestrutura que consideramos indispensábel” para el desarrollo del área de Reparaciones.
Naveiras recordó que la carga de trabajo que generaría la construcción del dique sería “superior ás que conxuntamente traerán aparelladas o flotel e o BAM” e incidió en que “para esta comarca que vive do sector naval, esta ferramenta que demandamos é clave nun momento coma este, cunha taxa de paro tan elevada”.
Para el portavoz del comité, la consulta estuvo siempre rodeada “de moitas dúbidas” y el proyecto “non se defendeu da maneira contundente e decidida que requiren as circunstancias”. Así, criticó el “longo” camino recorrido por la famosa pregunta desde que en mayo de 2012 lo anunciara en Ferrol el presidente de la SEPI, Ramón Aguirre, hasta el pasado 4 de marzo, cuando la Comisión Europea acusó recibo de las aclaraciones a la consulta interpretativa, tal y como la definen desde Navantia. Entre medias, apuntó, informaciones sobre el carácter vinculante o informal de la pregunta.

agravio
La respuesta de Bruselas consuma un nuevo “agravio comparativo” con los astilleros públicos españoles, particularmente con los de la ría de Ferrol. Además del veto a Navantia Fene, Naveiras se refirió al caso de los astilleros holandeses, en los que se ha invertido en la mejora de las instalaciones, o a sectores diferentes, como el del automóvil o las autopistas, que tras recibir ingentes fondos estructurales han sido en su inmensa mayoría cedidas a empresas privadas para su explotación.
Naveiras señaló asimismo que con esta decisión, Navantia Ferrol perderá cuota de mercado al verse en la obligación de rechazar todas aquellas transformaciones que afecten al casco de los grandes buques, principalmente gaseros pero no solo, que se están construyendo en estos momentos. n

El comité considera que el proyecto “non se defendeu de xeito contundente”