Navantia fabricará en la ría los bloques de proa de cuatro petroleros Suezmax

Diario de Ferrol-2015-07-30-003-dae0c176_1
|

Navantia y la naveira Ondimar Transportes Marítimos ratificaron ayer el contrato firmado a finales de junio para la construcción de cuatro petroleros tipo Suezmax con opción a otros dos. Entra en vigor por fin un acuerdo que había despertado suspicacias en el seno del Gobierno y en la SEPI, cuyo consejo de administración dio en la mañana de ayer luz verde a la operación.
El comunicado difundido por Navantia explica que la Bahía de Cádiz construirá la mayor parte de los Suezmax y que a la ría de Ferrol le corresponderán “todos los bloques de cada una de las proas, así como otros bloques y módulos de equipos de las cámaras de máquinas”. El contrato asegura los cuatro buques que se negociaron inicialmente, en lugar de los dos de los que se venía hablando en las últimas semanas, y garantizan en conjunto 2,9 millones de horas de trabajo, a las que podrían sumarse casi otro millón y medio en caso de materializarse los otros dos.
El presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, y el presidente del Grupo Ibaizábal, Alejandro Aznar, estuvieron presentes ayer en el acto de ratificación del contrato, del que la compañía pública destaca que supone el regreso a la construcción de petroleros “con rentabilidad económica” después de casi dos décadas sin actividad en este mercado. Desde la SEPI, cuyo consejo de administración aprobó ayer la operación, se informó de su autorización a Navantia “para hacer frente a los riesgos que se identifican en este proyecto”. 

programa
Navantia contruirá cuatro petroleros tipo Suezmax, cada uno de ellos con una eslora de 274 metros y una manga de 48. Serán buques de 156.000 toneladas en los que se emplearán 20.144 toneladas de acero. La fabricación arrancará en el cuarto trimestre del presente año y está previsto que el primero se entregue a finales del año 2017.
“La consecución de contratos para la construcción de estos buques en el mercado global está marcada por el precio y el plazo”, destaca Navantia en su comunicado, en el que también señala que se impulsa este modelo de negocio “para poder competir en el mercado global”. Es un modelo nuevo para los astilleros públicos: el diseño vendrá de DSEC, la división de ingeniería del astillero coreano de Daewoo, “que aporta su experiencia en la construcción de este tipo de buques, un diseño muy consolidado, y evita los riesgos asociados al inicio de un nuevo proyecto”.
Navantia celebra este contrato porque le permite “lograr la suficiente carga de trabajo en todas sus factorías” y con ello “seguir impulsando la necesaria transformación de la compañía para ser más competitiva y sostenible”. En su nota, la firma repasa la ocupación de cada una de sus factorías y apunta que “Ferrol es un astillero militar con destacadas oportunidades en concursos internacionales”.
La ratificación del contrato, después de un mes en el que se llegó a poner en duda que la SEPI fuese a autorizar la operación, fue celebrada ayer por la Federación de Industria de CCOO. El sindicato destaca que “la intensificación de las gestiones, la presión y las movilizaciones, especialmente de los trabajadores de Puerto Real, han sido claves para vencer todas las resistencias”.
CCOO considera que no es el modelo de contratación que Navantia necesita para garantizar su futuro, pero reconoce que trae una carga de trabajo “crucial” para salir del bache. “La rentabilidad social del proyecto es importantísima”, dice la central. El sindicato cifra en 3.100 los empleos directos e indirectos que supondrá anualmente la construcción de petroleros de aquí a 2019 y aprovecha para reclamar nuevas contrataciones “pues los niveles de ocupación en el grupo siguen siendo preocupantes”.
La central con mayor representación en el grupo de construccion naval asevera que para conseguir un proyecto industrial público y capaz de competir en el mercado globalizado “es imprescindible abordar, lo antes posible, un plan industrial de futuro que debe negociarse con la representación social de los trabajadores”. CCOO aboga por el rejuvenecimiento de las plantillas y reclama que se adelanten las órdenes de ejecución de las fragatas F-110 y la segunda serie de los BAM. Demanda, además, que se intensifiquen los esfuerzos comerciales y políticos para conseguir nuevos contratos, entre los que cita los buques logísticos de Australia y Nueva Zelanda o las fragatas de Qatar, Arabia Saudí, Kuwait y la India.

Navantia fabricará en la ría los bloques de proa de cuatro petroleros Suezmax