El Baxi Ferrol se gusta ante un rival complicado

Patri Cabrera, con 14 puntos casi consecutivos en el segundo cuarto, contribuyó decisivamente a que el partido cambiase de signo | Jorge meis
|

La decimosexta victoria del Baxi Ferrol se fraguó, como la mayoría de las que las ferrolanas acumulan esta campaña, a base de un elevado ritmo de juego, una notable intensidad defensiva y la calidad individual y colectiva de un equipo que se entiende a las mil maravillas. La llegada a A Malata del Plasencia, tercer clasificado y una de las revelaciones de esta campaña, auguraba un choque interesante, pero los buenos presagios duraron el primer cuarto. A partir de ahí, el conjunto de la ciudad naval puso la directa para embolsarse una cómoda victoria que le permite seguir invicto.

Pero lo cierto es que el arranque del choque fue tortuoso para las de Lino López. En parte por su tibia defensa; pero sobre todo porque el conjunto extremeño demostró el porqué de su tercera posición con acciones de mucho mérito. Ello fue lo que le permitió dominar el partido hasta el 14-18 que reflejaba el marcador a falta de un minuto para el término del primer cuarto.

Pero, a partir de ahí, las cosas dieron un giro radical. Ya había aventurado Lino López que el de ayer sería un partido de paciencia, un choque para desgastar a un adversario con un muy buen quinteto inicial, pero poco fondo de armario. El Plasencia se parapetó tras una buena defensa en zona que le permitía administrar sus fuerzas, no desgastarse demasiado y contener el juego interior del Baxi Ferrol. Pero, a cambio, concedió lanzamientos liberados que, tan pronto comenzó a convertir, dieron a las ferrolanas el empujón necesario para tomar las riendas del partido.

Y quién mejor que una especialista como Patri Cabrera para abrir ese melón desde el perímetro. Entre el último minuto del primer cuarto y el arranque del segundo, la canaria anotó cinco triples (de seis intentos) y transformó un contraataque que cambiaron el devenir del partido –17 puntos anotó en poco más de esosnueve minutos–.

Y no solo porque invirtiesen el marcador, que pasó de un 14-18 a un 36-22 en un visto y no visto, sino porque exigió del Plasencia algo más que ese trabajo de contención que tan buen rédito le dio en los instantes iniciales, algo para lo que no tenía recurso.

Tan solo necesitó abrir un poco la fisura en el juego de su adversario y despegarse tímidamente en el marcador para que el Baxi Ferrol pudiese desplegar todo su potencial y hacer eso que mejor sabe: fajarse atrás y correr hacia delante con un ritmo frenético que desarboló a un rival escaso de efectivos. Al descanso, el 44-29 y, sobre todo, el cariz que había tomado el partido, dejaba patente que las cosas empezaban a estar vistas para sentencia.

A partir de ahí, tiempo para el lucimiento, tanto de  jugadoras como Irene Garí, que tomó el relevo de Patri Cabrera y contribuyó a abrir más esa brecha en un impecable arranque de la segunda parte; como del bloque a nivel colectivo, con espectaculares acciones de pizarra. Porque el Baxi Ferrol sabe gustarse como nadie. Del Plasencia, poco más se supo, desdibujado por profundas lagunas de anotación. De hecho, tardó más de seis minutos en anotar su primer punto –de tiro libre– tras el descanso, y poco más logró acumular entre los tres últimos cuartos, los mismos puntos que habían anotado solo en el primero.
 

Al final, las de Lino López se regalaron una victoria cómoda que les permite seguir avanzando a ritmo de crucero.
 


 

Lino López: “Necesitábamos una victoria así”

El Baxi Ferrol se regaló ante el Plasencia una victoria que necesitaba tras dos partidos que “ganamos holgadamente, pero en los que nos costó mucho defensivamente. El equipo necesitaba ver recompensado el trabajo, mostrar esa superioridad y también tener acierto ofensivo”. Ingredientes todos que se reunieron en la cancha de A Malata para completar un compromiso en el que “por momentos, hubo un muy buen juego, muy vistoso”.

Un encuentro en el que el conjunto departamental aplicó ese plan de partido que pasaba por tener paciencia para “desgastar” al rival. Y por eso, aunque el Plasencia empezó bien –“por méritos propios”, advierte el técnico–, el Baxi Ferrol siguió trabajando, porque sabía que “ellas tienen cinco jugadoras de gran calidad, pero que juegan más de 30 minutos, con lo cual, si éramos capaces de mantener el ritmo ofensivo y defensivo”, las cosas mejorarían. Y así fue.

En parte, porque la defensa en zona que planteó su oponente fue atacada de forma muy precisa por una Patri Cabrera sobre la que Lino López acumula méritos más allá del aspecto ofensivo: “Ella es una tiradora que en una situación como la de ayer, de zona, tiene ventaja. Pero yo destaco, sobre todo, el trabajo que está haciendo en defensa. A ella, por sus condiciones físicas, le cuesta más defender y ayer tenía a jugadoras con más físico y talento y, sin embargo, estuvo muy bien. Eso es lo más importante, que jugadoras como ella, que no tienen un perfil defensivo tan claro como otras, eleven su nivel para darnos esa intensidad y ese ritmo todo el partido”, aplaudía el preparador.

El cuadro ferrolano espera para esta misma semana la llegada de su última incorporación, Brooke Salas, que sustituirá a la lesionada Allen. Una jugadora que “no viene a demostrar nada, sino a sumar para el equipo”, que es justo lo que, a juicio del preparador, el Baxi necesita.
 

El Baxi Ferrol se gusta ante un rival complicado