Montero insiste en presentar los Presupuestos de 2020 cuando tenga los apoyos suficientes

GRAF638. MADRID, 03/03/2020.- La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, interviene durante la sesión de control al Gobierno en el pleno del Senado, este martes en Madrid. EFE/ Emilio Naranjo
|

La portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero, resaltó que mantiene su intención de contar con un Presupuesto aprobado para este año antes de final de verano, aunque solo presentará las cuentas cuando cuente con apoyos suficientes para aprobarlas en Cortes.

Fuentes del Ejecutivo, no obstante, reconocieron ayer tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros que si las elecciones catalanas se convocan pronto y acaban entorpeciendo la negociación de las cuentas -y el eventual apoyo de fuerzas como Esquerra- el Gobierno no descarta ir directamente a la presentación de los presupuestos de 2021.

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la ministra afirmó que el Gobierno mantiene su “hoja de ruta” a pesar de que incorporó al debate de los objetivos de estabilidad el techo de gasto para 2021, lo que le permitiría presentar en septiembre las cuentas del próximo año sin trámite previo y sin necesidad de aprobar las de 2020.

La ministra defendió la necesidad de contar con un presupuesto “aunque su vigencia sólo” sea de seis meses -lo que requeriría contar con un proyecto en abril-, aunque esta voluntad tiene que ser “compartida” con otras formaciones políticas.

Llamamiento a los partidos

En ese sentido, subrayó que el proyecto presupuestario no se llevará al Congreso de los Diputados “hasta que tengamos asegurados los apoyos” políticos para aprobarlo, por lo que ha hecho un llamamiento al resto de grupos.

Fuentes del Ejecutivo admitían tras la rueda de prensa que las negociaciones con las fuerzas políticas para buscar el apoyo a los presupuestos se van a iniciar muy pronto aunque serán discretas porque así lo han pedido los partidos.

Estas fuentes subrayaban que el Gobierno sigue teniendo en el horizonte la aprobación de los presupuestos de 2020, que son los que se están elaborando y los que Montero llevará al Congreso si tiene asegurados los apoyos.

Pero reconocían también que si las elecciones catalanas acaban convocándose pronto y entorpecen la negociación de las cuentas -para las que esperan contar con partidos como ERC- el Ejecutivo podría renunciar a presentar los de este año e ir directamente a los de 2021.

Apuntaban además que la negociación sobre los presupuestos de 2020 irá “en paralelo” con la búsqueda de apoyo para los de 2021, porque en un presupuesto que se prevé de corta ejecución habrá partidas o políticas que podrían tener que esperar a las siguientes cuentas o que se repartirían en ambas.

En la comparecencia, María Jesús Montero reconoció que el calendario electoral en el País Vasco y Galicia afecta a las negociaciones, como también lo hace la incertidumbre sobre la fecha electoral en Cataluña, por lo que ha pedido “aislar” la campaña del debate presupuestario.

En cualquier caso, en Moncloa subrayan la disposición de ERC de continuar con el diálogo y de negociar las cuentas -como se vio con su abstención en la votación de la senda de déficit- mientras dicen no comprender la posición de JxCat y dudan de que su voto negativo de la semana pasada o con los presupuestos les vaya a ser rentable en términos electorales.

A raíz de esto, y a sabiendas de la importancia de que la mesa de diálogo con Cataluña llegue a buen puerto, la ministra de Hacienda recalcó que: “Nos reafirmamos desde el Gobierno en la importancia de preservar el diálogo de cualquier intento de enturbiarlo o de boicotearlo”. l

Montero insiste en presentar los Presupuestos de 2020 cuando tenga los apoyos suficientes