Golpe encima de la mesa

Los jugadores del Racing, celebrando el tanto que les daría la victoria en Pasarón ante el disguto de dos rivales | Javier Cervera-Mercadillo/Diario de Pontevedra
|

En el momento que más lo necesitaba, cuando estaba ya en un punto casi sin retorno, el Racing se reencontró con su mejor versión para ganar ayer al Pontevedra (0-1) y recuperar no solo las opciones, sino el convencimiento de que puede acabar la primera fase entre los tres primeros para mantenerse en la lucha por subir a Segunda. Solo le faltó ganar el “average” para redondear la faena. Lo mereció y realmente lo logró, aunque no quede reflejado, pero lo que sí permanece es la demostración realizada.

Un doble remate de David Rodríguez y Fer Beltrán cuando no se llevaban dos minutos de juego –salvadas ambas opciones por el portero del Pontevedra– anunciaron que el Racing iba a Pasarón con un objetivo claro. Lo confirmó un posterior lanzamiento de Seoane que se marchó alto pero, sobre todo, la manera en la que el equipo ferrolano se desplegaba sobre el terreno de juego dejaba esa impresión ante un rival que no encontraba la manera de sorprender a su adversario.

Con el paso de los minutos, y aunque de una forma tímida, el Pontevedra empezó poco a poco a sentirse más cómodo en el partido. Eso, sin embargo, no se tradujo en verdadero peligro ante la portería racinguista. En cambio, el cuadro verde sí lo creó en una acción que supuso el tanto que lo adelantó en el marcador, cuando Joselu remachó en el segundo palo una pelota suelta tras una acción a balón parado.

Este gol hizo que el Pontevedra se atolondrase un tanto. El daño incluso pudo ser peor si el colegiado, a instancias de su asistentes, no hubiese anulado erróneamente el segundo tanto de Joselu al remachar un pase de David Rodríguez que estaba en posición correcta a pesar de que fue castigada con fuera de juego. Fue este tanto la confirmaciób¡n de que el cuadro verde había sido mejor en la primera parte, aunque de cara a la segunda iba a tener que sufrir si quería mantener la ventaja que tenía.

 

Incomodidad

Pasó el Racing en la segunda parte a jugar con cuatro defensas debido a la lesión de Quique Fornos, que ya en la primera había dejado su lugar a Pep Caballé. La reanudación del encuentro, sin embargo, le trajo muy malas noticias, que en poco más de un minuto vio cómo se quedaba en inferioridad numérica por la expulsión sufrida por Álex López, que recibió este castigo por una falta en el centro del campo.

Y, aunque de entrada el Pontevedra aprovechó la situación para adelantarle al equipo ferrolano que la segunda parte se le podía hacer muy largo, en realidad el cuadro verde no se encontró del todo incómodo en esta situación. Incluso la escuadra de la ciudad naval pudo aumentar su ventaja en el marcador en una acción en la que Fer Beltrán, David Rodríguez y Pep Caballé rozaron un gol que entre el cancerbero Mario Fernández y el poste evitaron que llegase a producirse.

A medida que se iba acercando el final del partido, y de la misma manera que los nervios iban aumentando, el Racing se iba notando más seguro sobre el terreno de juego. El Pontevedra, de hecho, apenas dispuso de ocasiones para conseguir el empate y, por contra, el cuadro verde sí pudo sentenciar a través de una acción de Dani Nieto que el portero evitó “in extremis” que se convirtiese en gol. No hizo falta, porque los tres puntos ua habían cogido el billete para emprender el viaje hasta Ferrol.

Golpe encima de la mesa