La Asociación de Senegaleses exige una investigación transparente de las muertes en Lavapiés

Una persona lee un comunicado en la concentración en la plaza de Nelson Mandela | víctor lerena (efe)
|

La Asociación de Inmigrantes Senegaleses en España exigió que se investiguen con “transparencia” las circunstancias de las muertes de dos compatriotas el pasado jueves en el barrio madrileño de Lavapiés y que “se apliquen las correspondientes sanciones a los agentes culpables”.

Decenas de personas se reunieron ayer en la plaza Nelson Mandela de Lavapiés para denunciar la situación en la que vive el colectivo africano y lo que consideran “persecución policial”, y anunciaron una gran movilización para el próximo martes a las 18.00 horas partiendo de ese mismo punto.

Numerosos apoyos
En la concentración, que contó con el apoyo de numerosos colectivos del barrio, el portavoz de la asociación, Cheikh Ndiaye, leyó un comunicado en el que exigen una investigación transparente de lo ocurrido a Mame Mbaye, el senegalés de 35 años que murió el jueves tras sufrir una ataque al corazón, y de su compatriota que falleció de un ictus esa misma noche en Lavapiés, coincidiendo con los disturbios por la muerte del primero.
Tras criticar el trato al que somete la policía a los “manteros”, Ndiaye exigió “que se apliquen las correspondientes sanciones a los agentes” que pudieron estar relacionados con la muerte de Mbaye tras supuestamente perseguirle desde la Puerta del Sol hasta Lavapiés, ya que “en lugar de velar por la seguridad sin discriminación de raza, son una total amenaza a nuestra libertad”.

Hacer daño
También reclamó que se revise, se reestructure y, en última instancia, se derogue la ley de extranjería, una norma que “mata, tortura y hace daño”.


Sobre la muerte del segundo senegalés, que según fuentes hospitalarias falleció de un ictus, el portavoz indicó que tenía 54 años y llevaba más de cinco viviendo en España con una tarjeta de residencia permanente.
“Pedimos que el Estado español deje de ningunearnos, deje de retener a nuestros muertos y lleven los casos como se debe hacer”, reclamó Ndiaye.

Rodeado de compatriotas y otros vecinos que quisieron sumarse a la concentración, ha denunciado que la comunidad negra está “socialmente oprimida, machacada y pistoleada”.

“Nos marginan, nos torturan, nos señalan, nos acosan y persiguen hasta las puertas de nuestros hogares, incluso en moto como pasó con Mbaye”, dijo sobre la supuesta persecución a la que se vio sometido el “mantero”.

En este sentido, pidió que se recopilen los vídeos del recorrido que hizo Mbaye desde Sol hasta la calle Oso, donde falleció, y se investiguen por un juzgado, y apeló al Consulado de Senegal y a su embajador en España que ayuden en estas gestiones.

En la plaza de Nelson Mandela también estuvieron representantes de asociaciones vecinales como Maite Zabalza, de la Asociación Sin Papeles, quien denunció la “situación de violencia que sufren día a día” y el “acoso policial” al colectivo de africanos.

“Llevamos tres años –dijo– denunciando esta situación, no es un suceso aislado, es una situación permanente de gran violencia. No pueden acceder al mercado laboral, no pueden acceder a alquilar un piso, no pueden ir por la calle con tranquilidad, el acoso es en todos los aspectos de su vida”. La ley de extranjería es, para Zabalza, el gran problema, porque les “criminaliza, invisibilibiza y explota”.

La Asociación de Senegaleses exige una investigación transparente de las muertes en Lavapiés