Dos años a la espera de recuperar los ahorros de toda una vida

Los afectados se concentraron ante el supermercado de la antigua cooperativa JORGE MEIS
|

Hoy se cumplen dos años desde que la cooperativa de San Salvador de Pedroso se declaró en quiebra y dejó a 150 vecinos, entre socios y depositantes, sin poder acceder a los ahorros de toda una vida. Una treintena de ellos se congregaron ayer a las puertas del antiguo supermercado y ferretería de la empresa social, hoy gestionado por el grupo NH que los compró a finales del pasado año, para hacer visible su situación y exigir soluciones.
La incertidumbre sigue acompañando a los cooperativistas a estas alturas del proceso y es que como ayer recordaban, tras haber sido declarado el concurso como fortuito y cerrado por tanto las vías de responsabilidad en el Juzgado Mercantil de A Coruña –tienen todas sus esperanzas puestas en la vía penal–, continúan sin conocer el porcentaje de quita que sufrirán sus ahorros. “Habiendo mal vendido el supermercado y todas las instalaciones, aún le quedan a este administrador por resolver los créditos concedidos por dicha cooperativa –valorados en torno a los 150.000 euros– a personas a las se les ha ayudado en un momento en el que lo necesitaban”, indicaba ayer en un comunicado la Plataforma de Afectados. “El administrador se ve impotente a la hora de gestionar los créditos con otras entidades, alegando la falta de colaboración por parte de algunos acreedores. Esta situación, no permite determinar en qué momento nosotros podremos conocer el porcentaje de la cantidad que se nos ha quitado”.
Con este panorama, exigen al administrador concursal que presione a los acreedores para que renegocien sus créditos con otras entidades. “Somos gente honrada, nuestros ahorros son fruto de nuestro trabajo. Tenemos el derecho y el deber de defendernos ante los que consideramos un robo a mano armada”, indicaban ayer ante las antiguas instalaciones de la cooperativa donde un cirio vela hoy por sus intereses.

Dos años a la espera de recuperar los ahorros de toda una vida