La obras del mercado de Caranza, una prioridad para el gobierno local

|

La teniente de alcalde en el Concello de Ferrol, Beatriz Sestayo, hizo ayer un recorrido por el barrio de Caranza, a petición de la Asociación López Bouza, en la que pudo comprobar el estado en el que se encuentran algunos espacios públicos. Tras la visita al barrio, Sestayo se comprometió a mantener una reunión con los placeros y entidades sociales que se alojan actualmente en el Mercado de Caranza. 
Los afectados quedaron emplazados a este encuentro el próximo 2 de diciembre, en el Centro Cívico de Caranza, para explicar la reforma de la plaza de abastos, pendiente desde hace años, y que el actual ejecutivo fija como una prioridad. Tal es así, que Sestayo adelantó ayer que el gobierno incorporará una partida económica específica para este fin. “É unha demanda histórica que precisamos facer ben, aseguró así la teniente de alcalde. 

viviendas públicas
La Asociación de Vecinos de Caranza se reunió también con el nuevo Delegado de la Xunta, Diego Calvo, el pasado lunes. Al encuentro asistió también José Antonio Álvarez, jefe territorial de la Consellería de Territorio e Infraestructuras de A Coruña. 
La agrupación vecinal trasladó a los responsables públicos las deficiencias que existen en el parque de vivienda pública del barrio, que supera las 450 viviendas. Las filtraciones de agua en los bloques de la calle Enrique Granados y el mal estado de los pilares en Tejeras, fueron las principales quejas. Los vecinos solicitaron la instalación de rampas de acceso para facilitar el tránsito a las personas mayores. 
La asociación denunció ante el delegado graves problemas de convivencia en dos comunidades, concretamente en Tejeras y en la Vecinal 2, que provocan inquilinos del IGVS. 
Los responsables políticos recogieron las demandas y coincidieron con la asociación en que el IGVS tiene que exigir que sus inquilinos respeten las normas de convivencia. “No se puede permitir que personas que ocupan viviendas y en muchos casos no hacen frente a sus obligaciones económicas, obliguen a familias del entorno a abandonar sus casas”, explican los afectados. Calvo se comprometió a hacer un seguimiento persona a cada caso para encontrar soluciones.

La obras del mercado de Caranza, una prioridad para el gobierno local