A Coruña afronta la mayor reconversión de los centros comerciales tras años de incertidumbre y locales sin inquilinos

15 febrero 2019 A Coruña.- La empresa Pelayo Capital, responsable del futuro parque comercial Breogán park que se instalará en el terreno que ocupa el centro comercial Dolce Vita en A Grela, ha iniciado las negociaciones con distinto
|

El sector comercial de A Coruña tiene unas particularidades que no están presentes en el resto de Galicia que empujan a una adaptación continua desde hace años y no solo en el momento actual en el que las ventas de las plataformas digitales suponen una competencia muy fuerte. La proliferación de centros comerciales supuso un duro revés para el pequeño comercio en su día pero ahora, después de varios ejercicios en los que el consumo se ha ido retrayendo, este subsector también tiene que apostar por una reconversión para sobrevivir. En los próximos meses se sucederán cierres, cambios de estrategia y reaperturas para ganar terreno en un mercado en el que algunos prevén mantenerse con sus puntos fuertes actuales.

Sea la Federación Gallega de Comercio la que hable, sea cualquier empresario particular del sector, todos coinciden en que el comercio coruñés se comporta de forma algo diferente al del resto de la comunidad porque tiene el hándicap de que existen muchas superficies de gran tamaño contra las que competir. Sin embargo, ni estos gigantes se han salvado de los daños que ha causado la crisis económica. También les pesa el hecho de que la inversión en compras de los consumidores se mantenga en ratios reducidos respecto a antes de la recesión. 

Prueba de ello es que el municipio afrontará en los próximos meses una de las mayores reconversiones de los centros comerciales que se recuerdan, ya que antes los cambios se habían dado de manera individualizada. Pero ahora la propiedad de Espacio Coruña –la constructora e inmobiliaria vasca Inbisa– ha confirmado que, tras la marcha de uno de los grandes reclamos que le quedaban (la multinacional H&M), tiene sobre la mesa varias iniciativas para darle un giro a los usos. Entre estas estaría la posibilidad de crear una residencia universitaria, pero el destino definitivo se sabrá a medio plazo. 

Segunda oportunidad
Por su parte, las tiendas y negocios de servicios del que fuera el centro comercial del hogar, Comcor, abierto hace casi 16 años ultiman las liquidaciones o las mudanzas debido a la decisión de los propietarios de clausurar las instalaciones en marzo, después de años de altibajos.

El centro comercial Dolce Vita, también en el polígono de A Grela, tendrá una segunda oportunidad pese a llevar cinco años tapiado. La empresa Pelayo Capital es la encargada de ultimar la reapertura bajo el nuevo concepto de parque comercial que se bautizará como Breogán Park. El proyecto y la petición de licencias, así como las negociaciones con los futuros operadores, están en curso para que el derribo del inmueble actual y las obras arranquen lo antes posible y se inaugure en 2021. 

Fieles a sus características
Frente a estas vueltas de tuerca, otros complejos mantienen el tipo con sus señas de identidad. La gerente de Marineda City, Ana López,  aseguran que afrontan “con optimismo el futuro”. “Seguimos apostando por incorporar nuevas marcas que completen nuestra amplia oferta comercial, de ocio y de restauración, así como por mejorar día a día la experiencia de nuestros clientes”, destaca. También trabajan en implementar “una estrategia de digitalización que nos permite estar más cerca de las necesidades de nuestros visitantes”.

Otros tomaron hace tiempo la decisión de volcarse en el ocio y algunos como puede ser el caso de Cuatro Caminos o Los Rosales se ven limitados por la antigüedad de las edificaciones y el tamaño de sus locales, que quizá están pensados para cuando el pequeño comercio tenía una mayor determinación a la hora de asentarse en una gran superficie. Ahora los pueden limitar en el caso de que una cadena demande espacio, pero aún así ninguna dirección se rinde en la búsqueda de nuevos operadores lo que implica que la situación es de cambio  y adaptación constante. 

Pese a todo ello, un espacio como Los Rosales centro comercial asegura que “continúa con su proyecto sin ningún cambio estratégico” a la vista. Ser un servicio para el barrio da garantías.

A Coruña afronta la mayor reconversión de los centros comerciales tras años de incertidumbre y locales sin inquilinos