La crisis industrial de Ferrolterra retorna al debate parlamentario

Siemens Gamesa y Endesa, dos de los principales motores industriales de la comarca, confirmaron el pasado mes su cierre | archivo
|

La crisis del sector industrial en Ferrolterra continúa copando buena parte de la agenda política de Galicia, volviendo ayer al debate parlamentario en la comisión sexta de Industria. La falta de carga de trabajo en las factorías de Navantia en la ría y el cierre de la planta de Endesa en As Pontes fueron dos de los ejes principales del debate, que acusaciones aparte, logró alcanzar un consenso en las propuestas presentadas.

De esta forma, el BNG presentó una proposición no de Ley –que salió adelante con gran apoyo salvo un punto, que fue rechazado por el PP– centrada en una serie de medidas para reactivar el sector naval ferrolano. Por una parte, la propuesta de los nacionalistas contemplaba la entrada de la Xunta en el Consejo de Administración de Navantia, una acción que supondría que el gobierno gallego tendría “voz e voto” en la toma de decisiones del grupo naval público. El BNG, que durante el debate acusó a la empresa de estar realizando un proceso de “privatización encuberta”, consideró que no era “lóxico” que la Xunta no participase en las decisiones de la compañía, apuntando que era su deber “velar” por que esta no deje de lado las factorías gallegas en favor de las de Cádiz y Cartagena.


Diversificación y eólica

Del mismo modo, el texto insta al Gobierno central a que promueva la diversificación en la fábrica de turbinas, exigiendo que se la dote de dirección y fondos propios ”para definir novos produtos para as enerxías renovábeis en xeral e fomentar a súa participación nos contratos da eólica mariña”. Por último, y ante la dependencia del grupo naval de empresas externas como Windar para el desarrollo de contratos offshore, los nacionalistas propusieron que se dotase de fondos propios a los astilleros ferrolanos para que se conviertan en socios mayoritarios “nas UTEs con Windar ou outra sociedade” para evitar que en un futuro estas se desliguen de Ferrol en favor de otras localizaciones.


Este último punto no fue apoyado por el Partido Popular, que en su lugar volvió a apostar por la construcción de un buque puente hasta el inicio de las fragatas F-110. Los populares, que celebraron la apuesta del BNG por la eólica marina, cargaron contra el Gobierno central por su política industrial en la comarca, reiterando la necesidad de un nuevo barco de construcción inmediata –es decir, sin apenas labores de ingeniería–; una petición, aseguran, que repetirán de ahora en adelante en todas las sesiones plenarias y de la comisión “ata que aos socialistas se lles caia a cara de vergoña”.


Centro I+D+i

Por otra parte, el BNG presentó una proposición no de Ley para “demandar” al Gobierno central la creación de un centro “para a Competitividade e a I+D+i no Almacenamiento de Enerxía” que esté adscrita al Instituto de Transición Justa. Estas instalaciones, que se situarían en As Pontes, deberán contar con la participación económica de los Ministerios de Industria, Ciencia, Transportes, Transición Ecológica, Reto Demográfico y Educación, además de la Xunta.


Los nacionalistas defienden que estas instalaciones contribuirían a la ”dinamización económica e social” del área, además de a la creación de empleo y a la puesta en valor de un sector en el que la comunidad destaca únicamente como productor. 

La crisis industrial de Ferrolterra retorna al debate parlamentario