El PSOE se desmarca de las soluciones populistas y estrambóticas de Podemos

|

Convencido de tener su propio espacio político, el PSOE de Pedro Sánchez está dispuesto a presentarse “con la cabeza muy alta” ante la ciudadanía, con un proyecto “riguroso y viable” que ofrezca soluciones “para la mayoría”, y no con medidas “estrambóticas” ni “populistas” como Podemos.

Es una reflexión que realiza la secretaria de Bienestar Social del PSOE, María Luisa Carcedo, una veterana socialista asturiana, bregada en la gestión sanitaria y recién llegada a la Ejecutiva Federal que lidera Sánchez.

Una dirigente que defiende además la vigencia de los partidos y de las ideologías, así como la necesidad “imprescindible” de la política y de los políticos, frente a otras fuerzas que quieren “denostarlos”.

Según aduce, la política es “imprescindible” para la prosperidad de un país, porque “una sociedad no existe sólo con intereses individuales y que cada uno se las apañe”, sino que hacen falta infraestructuras o equipamientos colectivos y la labor de unas instituciones que gestionen eso con una orientación política.

Carcedo, que se declara escéptica “con eso de la derecha y la izquierda”, insiste en que el PSOE “es un partido con vocación mayoritaria, no un partido testimonial”, y, “desde luego, no ofrece soluciones estrambóticas ni populistas”.

“Si eso es estar más en el centro, pues bien”, sentencia, después de preguntarse “¿dónde está el izquierdómetro?” o quién mide si un partido es más o menos de izquierdas que otro.

alcanzar a la mayoría

De lo que se trata, según su criterio, es de que el proyecto político alcance a la mayoría de la ciudadanía, en concreto a la clase media, hacia la que se dirigen las miradas de los socialistas en su intento de que nadie quede fuera de la “barcaza” del estado del bienestar, de las dinámicas de desarrollo económico y protección social.

“Podemos no atinar o cometer algún error, pero la tónica es presentar un proyecto político riguroso, viable y que piense en soluciones para la mayoría, siempre desde la perspectiva de la igualdad entre los ciudadanos y la libertad individual”, apostilla.

Así, niega que el PSOE tenga miedo del auge de Podemos, defiende que los socialistas tienen su propio espacio político, su historia y su recorrido y que, además, es un partido con vocación de gobierno, que ha imprimido su sello -añade- en las transformaciones más importantes del país en las últimas décadas.

Más allá de “posiciones testimoniales”, la también diputada por Asturias en el Congreso desde 2004 echa mano del fundador de su partido, Pablo Iglesias, para recordar que el PSOE no está para recrearse en la grandeza de sus valores, sino para ponerlos en práctica.

A su juicio, el proceso de primarias en el que fue elegido hace algo más de un mes Pedro Sánchez como nuevo secretario general ha permitido al PSOE estar más presente en la vida política y tener un “escaparate” más para hacer llegar sus mensajes. n

El PSOE se desmarca de las soluciones populistas y estrambóticas de Podemos