La exnovia del hijo de Pujol denuncia el robo de un ordenador de su vivienda

10 abril 2013 página 30 / 28 febrero 2014 página 39 BARCELONA, 18/03/2013.- La expareja de Jordi Pujol Ferrusola María Victoria Álvarez ha acudido hoy a la Ciutat de la Justicia de Barcelona, donde ha comparecido ante el juez q
|

Victoria Álvarez, la exnovia de Jordi Pujol Ferrusola, presentó una denuncia ante la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) de la Policía Nacional en Barcelona por el robo de un ordenador portátil y una tableta de su domicilio en Barcelona.

Fuentes policiales confirmaron que Álvarez presentó una denuncia ante la Udyco por este robo del que informó ayer el diario “El Mundo”.

Álvarez se encontró con toda la casa desordenada y con sus enseres tirados por el suelo el pasado miércoles a mediodía, y entonces descubrió que solo le faltaban un portátil, una tableta y una caja con efectos personales, entre ellos dos monedas de oro de su hijo, pero que no habían sustraído ni dinero en metálico ni otras joyas.

documentación

“Es obvio que lo que querían eran mis ordenadores, en los cuales guardaba parte de la documentación que obra en mi poder sobre el caso Pujol”, aseguró Victoria Álvarez.

Victoria Álvarez Martín mantuvo una relación sentimental con el hijo del ex presidente de la Generalidad durante cinco años y fue ella quien puso sobre la pista a la Policía sobre la multimillonaria fortuna presuntamente amasada por el ex líder de CiU y su familia.

Hace un año, la expareja de Jordi Pujol Ferrusola denunció que le habían dejado en su vehículo varias rosas negras acompañadas de una nota que rezaba “Esto es lo que te espera”. Por lo pronto, la Policía estableció un dispositivo de vigilancia en el perímetro de su vivienda.

Álvarez declaró ante el juez ruz el 17 de enero. Durante la más de hora y media que duró la declaración, Álvarez Martín señaló que Jordi Pujol Ferrusola llevaba grandes cantidades de dinero en metálico y se veía con personas que se dedicaban, según le había dicho él mismo, al blanqueo de dinero. También reconoció que había sido maltratada por el que fue su pareja, lo que le llevó a necesitar la asistencia médica, tanto psiquátrica como psicológica.

El supuesto modus operandi utilizado en Andorra era sencillo. Iban en coche hasta el país vecino, Pujol Ferrusola realizaba allí alguna operación durante un par de horas, volvían en coche hasta Lérida y allí seguían “el viaje a Madrid de donde nunca volvía el dinero”.

La exnovia del hijo de Pujol denuncia el robo de un ordenador de su vivienda