Gómez Noya sufre pero sigue entre los mejores

diario de ferrol-2017-05-14-066-031317e7-p
|

Demasiados años lleva ya Javier Gómez Noya en esto como para saber que hasta el más pírrico botín, a largo plazo, suma para alcanzar empresas mayores. Con esa idea de rescatar al menos un puñado de puntos, pero también alentado por su inquebrantable ambición, el triatleta ferrolano afrontó ayer la carrera en Yokohama, tercera de las Series Mundiales, a pesar de que su cuerpo, mermado por la fiebre, le pedía descanso. Una inoportuna infección bucal lo dejó contra las cuerdas en los últimos días echando por tierra la óptima puesta a punto que había realizado para una carrera en la que tenía puestas grandes esperanzas y que se presentaba propicia para sus intereses.

Bajo estas circunstancias, la novena posición en la clasificación final parece un mal menor para el pentacampeón, que ayer tuvo que claudicar ante adversarios mucho más fuertes. El de mayor calado, sin duda, un Mario Mola intratable que impuso su ley en una de las pruebas más duras que ha afrontado el pelotón internacional en los últimos tiempos. Diez abandonos dan buena cuenta de las adversas condiciones que acompañaron a los deportistas durante toda la jornada..

Adverso
El cielo se abrió y sobre la bahía de Tokio la lluvia y el viento pusieron las cosas muy difíciles a los triatletas, sobre todo en un sector ciclista convertido en una auténtica trampa. A él se había llegado tras un primer tramo a nado en el que Jonathan Brownlee sorprendió a todos saliendo primero del agua. Quizás, visto como estaban las cosas, el británico buscaba una mínima ventaja que lo alejara del gran grupo en ese peligroso desafío sobre dos ruedas. Pero su escapada con Blummenfeldt se quedó en nada y el gran pelotón circuló compacto y estirado durante los cuarenta kilómetros de recorrido, sorteando sustos, caídas, averías y las vicisitudes de un circuito muy técnico al que ayer la lluvia puso imposible. La precaución guio a los triatletas, aunque algunos padecieron de más, como un Jonathan Brownlee que ayer se echó la bicicleta al hombro para recorrer el último kilómetro antes de la transición después de que una caída inutilizase su montura. Siguió en carrera, pero quedó descartado para la victoria antes ya de calzarse las zapatillas -al final acabó cuadragésimo segundo.

También Gómez Noya se quedó apenas unos metros rezagado, lo suficiente como para ver desde atrás cómo Mario Mola trazaba su estrategia. El mallorquín tomó el mando de las operaciones y llevó al límite a sus rivales para, mediada la carrera, imponer una marcha que fue cobrándose víctimas una tras otra y le permitió cruzar la línea de meta en solitario, con otro español, Fernando Alarza, como principal referente, a ocho segundos. El talaverano peleó como un jabato por esa segunda plaza y acabó relegando a la tercera posición a un Blummenfeldt que a cada carrera que pasa se revela como un rival más poderoso. Noya cruzó la meta noveno, a un minuto y 25 segundos.

Mario Mola, que ya ganó en Gold Coast, sale reforzado y con el liderato de Yokohama, donde se corroboró el mando de una “TriArmada” que tiene situados a tres de sus hombres en lo más alto de la general –Alarza segundo y Noya tecero–. En un mes, Leeds espera al pelotón.

Femenino
Miriam Casillas, la pacense del Triatlón Ferrol, retomó de forma esperanzadora la competición al más alto nivel tras los Juegos Olímpicos de Río. La extremeña, a pesar de salir última del agua en el primer tramo a nado, supo rehacerse e ir mejorando su posición en los pelotones perseguidores durante el segmento de ciclismo. A partir de ahí, impuso un ritmo que le favorecía en la carrera para acabar en la vigésimo novena plaza, a casi seis minutos de Flora Duffy.

Gómez Noya sufre pero sigue entre los mejores