Los ingenieros militares del Arsenal Francisco Montaigú y Francisco Llovet

27NOR2FLlovet copia_42958.89
|

En la génesis constructiva de Ferrol como ciudad, arsenal y astillero del Departamento Marítimo del Norte creado por el rey Felipe V, tuvo una gran importancia la presencia de los ingenieros militares y navales de la Corona. Fue precisamente Felipe V quien decidió encargar a Próspero de Verboon, Ingeniero Mayor del Ejército Español, la organización de un cuerpo único de ingenieros militares a partir del año 1710.
Para ello se creó en Barcelona, dirigida por Verboon, una Escuela de Matemáticas para la formación de los ingenieros. De esta forma llegaron a Galicia, destinados a la Capitanía General coruñesa, para luego trabajar de forma ocasional en el Arsenal de Ferrol, los ingenieros militares de formación catalana, entre otros, primero Francisco Montaigú y más tarde Francisco Llovet. Posteriormente, entrados los años 1760, llegó a Ferrol una nueva generación de ingenieros y arquitectos, estos ya formados en la nueva Academia de San Fernando de Madrid, entre los que destacan Julián Sánchez Bort y Francisco Solinís.      
Francisco Montaigú de la Perille, de origen flamenco, ingresó muy joven en el Cuerpo de Ingenieros Militares. Después de diversos trabajos realizados en Cataluña, pasó destinado el año 1722 como Ingeniero Director de las obras de Galicia. Con residencia en A Coruña, entre 1722  y 1730 proyectó la  reforma del Hospital Militar, el ensanche de la ciudad por relleno del arenal del puerto coruñés, el diseño del barrio de la Pescadería y la canalización de agua desde San Pedro de Visma, mientras que llevaba a cabo la fortificación de los castillos de San Antón y San Diego, y de la Batería de Oza
Sin dejar su destino en la Capitanía General de Galicia, entre los años 1726 y 1730 Francisco Montaigú estuvo en Ferrol redactando los primeros proyectos del Arsenal de A Graña y proyectando la modernización de los castillos San Felipe y de La Palma, bajo la supervisión de Francisco Cornejo, Comandante General de Ferrol. En ambos trabajos fue relevado a partir de 1730 por el ingeniero de origen francés Juan de la Ferriére.
Antes de regresar a Cataluña, el año 1732 Francisco Montaigú realizó también los primeros planos para el previsto nuevo Arsenal de Ferrol y su recinto fortificado, un proyecto de diseño amplio y geométrico, que incluía una detallada representación  del barrio de Ferrol Vello, proyecto que no se llevó a cabo. También ese mismo año llevó a cabo un primer proyecto para el nuevo barrio de la Magdalena, muy sencillo, pero adoptando ya el uso de la cuadrícula.
En cuanto a Francisco Llovet (o Llobet), nació el año 1705 en el seno de una familia de origen francés afincada en Cataluña. Con 15 años ingresó en el Cuerpo de Ingenieros Militares. Tras participar en diversas campañas militares en el Norte de África, Italia y la frontera portuguesa, el año 1750 fue destinado a la capital coruñesa como Ingeniero Director del Reino de Galicia, trabajando especialmente en la fortificación de la costa.
Sin dejar su destino, desde el año 1753 Francisco Llovet se encarga de una serie de obras en Ferrol, a las órdenes de Jorge Juan, al que sustituye en Abril de 1754, quedando como Director de las obras del Arsenal ferrolano hasta Junio de 1762. En el desempeño de su trabajo en Ferrol se encargó principalmente de la terminación de las obras del Arsenal del Parque, con especial atención hacia la Sala de Armas, que remataría Sánchez Bort, Cuerpo de Guardia, Almacenes y Puerta de acceso, aunque su proyecto monumental de la última no se llevó a cabo
Aunque el barrio residencial de la Magdalena no comenzó a edificarse hasta el año 1763, doce años más tarde que el barrio trabajador de Esteiro, el Nuevo Ferrol estaba en la idea de los gobernantes desde el inicio de las obras del Arsenal. Llegado Enero de 1761, Francisco Llovet, bajo las órdenes del Gobernador Militar, Conde de Vega Florida, llevó a cabo un proyecto para una ciudad racional y de una gran regularidad. Se preveía levantar en la urbe una serie de edificios residenciales, de decoroso aspecto exterior, y viviendas de piedra con pórticos para proteger a los viandantes, dotadas de dos pisos de altura  por razones de seguridad visual del Arsenal. Especialmente por razones de coste económico el proyecto de Francisco Llovet, que dejó Ferrol en Julio de 1763, no se llevó a cabo, realizándose finalmente el trazado propuesto por Sánchez Bort que incluía la Iglesia de San Julián. Destinado posteriormente a Santander, Francisco Llovet fue llamado a Ferrol en Agosto de 1768 para elaborar y luego dirigir el proyecto de fortificación de la plaza, un recinto defensivo de 6.850 metros de perímetro, que incorporaba dos baterías y cinco baluartes. En Septiembre de 1769 pasó destinado al Arsenal de Cartagena, siendo relevado por Dionisio Sánchez de Aguilera. La estancia y la obra en Ferrol de ambos ingenieros militares, Francisco Montaigú y Francisco Llovet, fue especialmente estudiada en su obra por el historiador Alfredo Vigo.

Los ingenieros militares del Arsenal Francisco Montaigú y Francisco Llovet