La lluvia dio ayer un respiro al Mercado Medieval de la villa de As Pontes

feria medieval de as pontes
|

La feria medieval de As Pontes volvió a resultar un éxito de participación a pesar de las dificultades que puso la lluvia, sobre todo el sábado. Sin embargo, cuando escampaba, los vecinos se lanzaban a la calle para disfrutar de una edición con una gran variedad de puestos de venta, una buena ambientación y también un sinfín de espectáculos de calle. La concejala de Cultura, Montse García, hacía ayer por la tarde un balance positivo porque, además, la mejoría del tiempo en esta jornada final, permitió que la afluencia de gente fuese mayor. “O sábado houbo tamén bastante movemento, pero o balance de hoxe [por ayer domingo] é mellor. A pesar de que a auga desluciu nun primeiro momento a feira, o balance é bo, houbo bastante xente e disfrutouse moitísimo”, comentó. Además, en As Pontes es habitual que los vecinos se impliquen y salgan a la calle vestidos. “Houbo moita participación e tamén unha decoración perfecta e un bo número de postos”, explicó la edila.
El propio Concello de As Pontes es el encargado de organizar este Mercado do Medievo, que tiene ya una amplia tradición en la villa y que está respaldado por el trabajo de la asociación Lembranza da Vila, implicada en la fiesta desde sus orígenes. La empresa Fusión Medieval también aportó su experiencia en eventos de este tipo.
Así, durante el fin de semana se sucedieron las actuaciones en la calle, tanto musicales como teatrales, llenas de humor, magia y buscando la implicación de los transeúntes. Los muñecos comepiedras fueron otra de las atracciones, junto con el espacio dedicado a las aves rapaces, que atrae siempre la atención de los visitantes, mucho más cuando realizan sus demostraciones de vuelo. Los ejemplos del trabajo artesano en vivo o la clásica exposición de aparatos de tortura contaron también con la curiosidad de quienes participaron en esta fiesta. Los espectáculos de fuego, programados para la noche, contribuyeron además a la espectacularidad de esta cita.

romería
Pontedeume estuvo también ayer de celebración, con la romería de San Miguel de Breamo, la segunda que se celebra en el año en este monte (la primera es el 8 de mayo).
Pese a coincidir en domingo, las condiciones meteorológicas disuadieron a muchos de subir a comer al área recreativa y pasar allí la tarde. Pero no faltó quien lo hiciera, y se cumplió de nuevo con la tradición de “poner el santo” para proteger contra males varios, y de dar varias vueltas a la ermita con el mismo fin. A la función religiosa y procesión le siguió la música que ponían los propios romeros, en la última romería del año en la villa. n

La lluvia dio ayer un respiro al Mercado Medieval de la villa de As Pontes