Una apisonadora llamada Perfumería Avenida

Loyd, defendida en la imagen por Patri Cabrera, fue la más valorada del partido | Vir Pintado
|

Desde el mismo salto inicial hasta el bocinazo final, el conjunto salmantino lo dio todo y cuando tal intensidad se junta con la notable diferencia existente entre ambas plantillas acaban produciéndose resultados tan abultados como el de ayer.

Que en la situación en la que está el cuadro ferrolano inquietar al Perfumerías Avenida en su feudo era algo difícil estaba asumido por la escuadra de Sandra Prieto, pero el orgullo y la competitividad es algo que siempre queda y a ellas apeló el Baxi en el arranque de la contienda. Desgraciadamente, ambas solo fueron efectivas en los primeros minutos, el tiempo que necesitó la formación de Miguel Ángel Ortega para afinar su puntería y, con unos porcentajes de acierto espectaculares, comenzar a abrir brecha en el marcador.


El conjunto ferrolano fue incapaz de frenar el arrollador torrente ofensivo de su oponente, pero fue a la hora de encarar él mismo la canasta rival donde realmente padeció, y mucho. Más de tres minutos sin anotar y un parcial de 15-0 en el final del primer cuarto dejó la contienda sentenciada y, ya al descanso, el Perfumerías Avenida doblaba de largo (59-22) ya en el marcador a un Baxi Ferrol que aguantaba como podía sobre la pista del Wurzburg.

Aunque las departamentales consiguieron contener ligeramente el empuje salmantino en el arranque de la segunda parte, el guion del partido apenas varió y, de ahí al final del partido, las anfitrionas siguieron ampliando su renta hasta esos sesenta puntos que el marcador registró al final.
El Baxi deberá olvidar cuanto antes su fiasco y centrarse en el partido que el próximo sábado disputa en A Malata ante el Gernika, otro de los pesos pesados de la liga.

Una apisonadora llamada Perfumería Avenida