Sánchez pone como “condición previa” para cualquier pacto la unidad de España

Spain's Socialist Party (PSOE) leader Pedro Sanchez (R) listens to a party member as he presides over his party's executive board meeting in Madrid, Spain, December 28, 2015. REUTERS/Susana Vera

|

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, insistió en que si el PP fracasa en su intento de formar gobierno, él asumirá su “responsabilidad” y “convocará a todas las fuerzas políticas” para tratar de llegar a un acuerdo. Eso sí –matizó– ahora que otros partidos se “apresuraron” a poner “líneas rojas”, él llamará al resto de fuerzas “con una condición previa”: la “renuncia a cualquier planteamiento que implique la fractura de la convivencia entre españoles”, declaró Sánchez.

Ante el Comité Federal de su partido, reunido en Ferraz para valorar el resultado de las elecciones generales del pasado 20 de diciembre y analizar la situación política que dejan, señaló que el PSOE no va a “gobernar a cualquier precio” y garantizó que defenderá la unidad de España. “Ni vamos a levantar muros entre españoles, ni vamos a levantar cordones sanitarios respecto a ningún partido, ni vamos a aceptar maximalismos que obedecen a tácticas cortoplacistas y no al interés de España”.

A partir de aquí, el líder de los socialistas indicó que, en las elecciones municipales y autonómicas de este año, todos sus compañeros tuvieron el apoyo de Ferraz para establecer pactos que les permitieron liderar el cambio y gobernar “en miles de ayuntamientos, en la mayoría de diputaciones y en la mayoría de comunidades autónomas”.

“Todos los compañeros y compañeras que dirigen las instituciones contasteis con la confianza de esta dirección federal, que siempre supo que dialogaríais y actuaríais en el interés general de vuestros vecinos, y vecinas, de vuestros municipios y de vuestras regiones”, intervino Sánchez, antes de agradecer a todos ellos el “trabajo bien hecho” que permitió “iniciar el camino” y de señalar que quiere “saber” de esa “experiencia y colaboración con otras formaciones políticas tanto a izquierda como ha derecha” porque “llegado el caso” le será de “extrema utilidad”. “No sobra nadie, os necesito a todos y a todas”, continuó Pedro Sánchez.

Éste sería uno de los pocos mensajes en clave interna que se deslizó en la intervención de Sánchez para abrir el Comité Federal del PSOE. Durante la media hora de discurso, no hizo ninguna mención al congreso ordinario que debe celebrarse en los próximos meses, al que el pasado lunes anunció que se quiere presentar para ser reelegido.

“Cuando Toque”

No habló de esta candidatura, pero defendió aplazar la convocatoria a primavera “porque por encima de los asuntos internos del partido están los problemas de España”. Algunos barones, como los presidentes de Andalucía –Díaz– y de la Comunidad Valenciana –Puig– siguen defendiendo que se haga “cuando toque”.

Sí lanzó otra advertencia cuando dijo que es “necesrio” discutir la política de alianzas, y “probablemente sea inacabable”, pero remachó que “el debate político esencial” es si continúa gobernando el PP, que es “el principal causante de las crisis”, o empieza “la etapa del cambio, la modernización, la regeneración y la recuperación justa”.

Con gesto serio, Sánchez hizo un ejercicio de autocrítica por el resultado del 20D. Respondió así a la petición de algunos dirigentes territoriales. En cualquier caos, aunque indicó que ese día no se logró el objetivo de ganar, recalcó que el PSOE sigue siendo “la alternativa al PP”.

“Así que –concluyó el líder socialista–son buenos cimientos sobre los que devolver el protagonismo que queremos para el PSOE y el que esperan y merecen los españoles”, dijo Pedro Sánchez, quien aseguró que los socialistas van a “estar a la altura” y no van a “caer en la resignación ni en el maximalismo” ni van a “ser cobardes ni extravagantes”.

Sánchez pone como “condición previa” para cualquier pacto la unidad de España