“Ahora mismo es muy difícil tener acceso no solo al alcalde sino también a los concejales”

andrés medín, presidente de la asociación de vecinos de san xoán, acaba de ser elegido responsable de la federación vecinal jorge meis
|

Andrés Medín, presidente de la Asociación de Vecinos de San Xoán, se estrena como máximo responsable de la Federación Veciñal Roi Xordo, que agrupa a la mayoría de las entidades vecinales de la zona urbana.

 “no nos oponemos a que se acabe la plaza de españa, pero cuando haya dinero”

—¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrenta Ferrol, a juicio del movimiento vecinal?

— El paro es el más importante, pero también la falta de infraestructuras y el malgasto del dinero por parte del Ayuntamiento. No hay nada, está todo deshecho, las aceras de Basanta, por ejemplo, están totalmente levantadas y el dinero se emplea en otras cosas, empezando por la plaza de España.

 

—Esta obra de la plaza de España es precisamente una de las “luchas” de Roi Xordo...

— Es que nosotros no nos oponemos a que se acabe la plaza, pero cuando haya dinero. Ahora mismo no es imprescindible. El alcalde intenta justificarlo diciendo que es un compromiso electoral, pero había muchos y otros no los cumple. También nos oponemos a la obra del parque (acaba de salir a licitación su conversión en un recinto abierto); estamos de acuerdo con que hay que renovarlo pero ahora el dinero hace falta para otras cosas, para arreglar las calles, por ejemplo.

 

—¿Cómo son las relaciones de la federación vecinal con el gobierno local?

— Ahora mismo es muy difícil tener acceso no solo al alcalde –tenemos una o dos solicitudes de entrevista pendientes– sino también a los concejales. Nunca pasó esto.

 

—Y la figura de los concejales de barrio ¿no contribuye a facilitar el diálogo con el ejecutivo municipal?

— Pero es que el de mi zona (San Xoán) no sé ni siquiera si vive. Es Borja Carro, que atiende también Ultramar y el Ensanche A ,y nunca está disponible, ni por teléfono ni en el Ayuntamiento. Por mi asociación solo apareció como “guardaespaldas” de Vilariño (el primer teniente de alcalde). En lugar de canalizar las demandas lo que parece es un escudo para que las asociaciones no vayamos a protesar al Ayuntamiento. Aunque hay otros que alguna vez visitan sus barrios la verdad es que no funciona ninguno de los concejales de barrio. Hay asociaciones que llevan meses pidiendo ver a algún concejal y todavía no lo han conseguido. Cuando llegaron al gobierno dijeron que iban a mantener el contacto con los vecinos, pero el alcalde no visita los barrios, solo aparece para salir en la foto cuando se hace alguna obra.

 

—Dentro de la zona urbana ¿qué cuestiones son las que más preocupan?

— En la zona centro hay problemas gravísimos. Hay que tomar la decisión de invertir y de obligar a los propietarios a hacerlo, a restaurar sus viviendas, porque son cosas prioritarias. No como el proyecto de Abrir Ferrol al mar, que ni siquiera va a conseguirlo, porque lo que se verá serán las naves del interior del Arsenal. También presentamos solicitudes hace unos días para tener participación en la organización de las fiestas, formando parte de una comisión aprobada por el pleno, y para que se haga una ordenanza urbanística de terrazas que establezca una regulación adecuada, teniendo en cuenta a los peatones y también la circulación de vehículos, además, claro, de los hosteleros.

 

—La federación participa también en varias reclamaciones en las que están implicados otros colectivos...

— Sí, estamos integrados en la Plataforma pola Defensa da Sanidade Pública y nos oponemos también a la reducción del transporte público prevista. En relacion con este tema estamos pendientes de mantener una reunión con la Agrupación de Asociaciones de Vecinos de la Zona Rural, porque hay cosas que no hay por dónde cogerlas. Así, aunque nuestros problemas habitualmente son muy distintos, este caso de los autobuses nos afecta a todos.

 

—¿Qué opinión le merece la forma en la que se está trabajando en el Ayuntamiento en cuanto a la participación ciudadana?

— El gobierno nos está ninguneando. Se celebraron las asambleas de barrio, pero nada más. Está todo parado. En San Xoán no se hizo ni lo aprobado en 2009.

 

—El movimiento vecinal es tradicionalmente muy activo en Ferrol. ¿Cuál es su situación en la actualidad?

— No se cuenta con nosotros, pero además estar en una asociación de vecinos es laborioso y difícil, y en estos momentos más, por los recortes de la Xunta y del Ayuntamiento. Las cosas que se hacían ya no se pueden hacer y la gente no está mucho por la labor de arrimar el hombro. Protestar y pedir que se hagan cosas es fácil, pero echar una mano cuesta más. Se echa de menos a la juventud, el relevo generacional.

 

—¿Cómo ve el futuro de Ferrol en estos momentos de profunda crisis e incertidumbre?

— Pese a todo hay que ser optimistas Si se recupera el empleo, si se solucionan los problemas de Navantia la ciudad saldrá adelante. Ahora bien, el alcalde se tiene que mojar un poquito por la ciudad, no se puede estar siempre en el despacho. Ahora mismo el gobierno no se nota, y se tiene que poner al frente de la ciudad.

“Ahora mismo es muy difícil tener acceso no solo al alcalde sino también a los concejales”